20 de Octubre: día de la cultura cubana

El 20 de octubre de 1868, las tropas del Ejército Libertador al mando de Carlos Manuel de Céspedes ocuparon la oriental ciudad de Bayamo, lo que representó un triunfo de las fuerzas revolucionarias frente al colonialismo español y un estímulo poderoso para la causa de la independencia y la libertad de Cuba.

 “(…el himno a cuyos acordes, en la hora mas bella y solemne de nuestra patria, se alzó el decoro dormido en el pecho de los hombres”.

Aquel día, como culminación del júbilo que este hecho causó a la ciudadanía, el pueblo comenzó a tararear una marcha revolucionaria que había compuesto un abogado bayamés llamado Pedro Figueredo. Los historiadores señalan que el pueblo pidió a “Perucho”, como le llamaban con cariño, la letra de la marcha, y él, montado en su caballo, la escribió para que pasara de mano en mano.

La marcha titulada inicialmente “Bayamesa” con una letra revolucionaria, se transformó en un himno, que se cantó por primera vez aquel martes 20 de octubre. Treinta años mas tarde al terminar la guerra hispano-cubana-norteamericana, “La Bayamesa” o el “Himno de Bayamo” fue reconocido como el Himno Nacional cubano.

El Decreto que instituye el 20 de Octubre como Día de la Cultura Cubana expresa que el “Himno Nacional de Cuba acompañó y alentó a los revolucionarios independentistas que con la toma de Bayamo convirtieron urgencias y sueños en actos”, y que con la proclamación de la independencia y la abolición de la esclavitud, iniciaron los 100 años de lucha en que el pueblo afirma su identidad y forma la nación cubana.

Aquel himno fue, como afirma el Decreto “un canto pleno a la insurrección libertadora y a la abolición de la esclavitud y manifestación artística de ese profundo e irreversible acto configurador de la conciencia cubana, expresión y símbolo mas alto y genuino de nuestra cultura nacional”.

El Héroe Nacional cubano, , publicó en el diario Patria la letra del himno, el 25 de junio de 1892, “para que lo entonen todos los labios y lo guarden todos los hogares; para que corran, de pena y de amor las lágrimas de los que lo oyeron en el combate sublime por primera vez; para que espolee la sangre en las venas juveniles, el himno a cuyos acordes, en la hora mas bella y solemne de nuestra patria, se alzó el decoro dormido en el pecho de los hombres”.

El triunfo de la Revolución Cubana el primero de enero de 1959 abrió nuevas posibilidades al desarrollo de nuestra cultura en la esfera política, conceptual, moral, estética, científica, educativa y laboral, que se manifiestan en el alto nivel de conciencia política, patriótica e internacionalista, en el predominio de los conceptos científicos y materialistas acerca del mundo y en la moral inherente a la actitud activa ante la vida de cada miembro de la sociedad.

{youtube}JGT9Zwk892k{/youtube}

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *