30 de Junio: asesinato en Santiago de Josué País y sus compañeros

30 de Junio: asesinato en Santiago de Josué País y sus compañeros

El 30 de junio de 1957, fueron asesinados en las calles de Santiago de Cuba Josué País, Floro Vistel y Salvador Pascual.

Los tres jóvenes combatientes del Movimiento 26 de Julio cayeron en desigual combate con las fuerzas represivas al ser detectados cuando trataban de impedir un mitin de respaldo a la farsa electoral que organizaba la tiranía batistiana.

Inicialmente resultan ultimados Floro y Salvador, en tanto que Josué, herido y sin armas para defenderse, es capturado y rematado poco después en el mismo carro celular donde lo conducían.

Por esos días se había producido un notable incremento de la acción revolucionaria y el 28 de mayo de ese año, se produjo la victoria de las fuerzas del naciente Ejército Rebelde comandadas por Fidel en El Uvero. Los órganos represivos multiplicaron entonces sus criminales métodos intentando contener el espíritu de combatividad que crecía.

30 de Junio: asesinato en Santiago de Josué País y sus compañeros

En la primera quincena de junio de ese año comenzó a circular en los medios de información nacional como parte de una campaña de la tiranía, la noticia de la próxima realización en Santiago de Cuba, el día 30, de un gran mitin político al que indistintamente llamaron de la Coalición Progresista Nacional o de la Paz.

La tiranía pretendía crear una imagen desfigurada de la realidad cubana, con la finalidad de ofrecer la impresión de un clima de paz y normalidad en el país, restándole crédito a la existencia de un foco insurreccional armado en la Sierra, y con ello dar por sentado que aquel régimen de facto que presidía Batista, gozaba de estabilidad. El Parque Céspedes fue el sitio escogido para el show de marras.

Para intentar revertir este proyecto de la tiranía, el líder nacional del MR-26-7, García, conforma planes dirigidos a boicotear el mitin y poner en ridículo a sus organizadores, designando a Agustín Navarrete, jefe de Acción y Sabotaje en Oriente, para coordinar las acciones planificadas.

Figuró en el plan la colocación de una bomba de tiempo en la alcantarilla, debajo de la tribuna levantada en ese espacio público, pero al mediodía bomberos regaron la zona preparada para el acto y, al parecer, el agua afectó el mecanismo.

Ese imprevisto provocó la ansiedad de los grupos con misiones riesgosas en la jornada, ya que la señal acordada era la detonación del artefacto.

La impaciencia se adueñó de Josué, Floro y Salvador, quienes salieron a cumplir la tarea asignada.

Cuando el auto en el cual se trasladaron entró en el Paseo de Martí, fue perseguido por un patrullero que abrió fuego contra el vehículo y comenzó el desigual combate, donde cayó inicialmente Floro y Salvador, en tanto que Josué fue ultimado luego en el carro patrulla.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Sabdiel Batista Díaz

Licenciado en Periodismo, UCLV, 2007. Máster en Estudios Históricos y de Antropología Sociocultural Cubana, UCF, 2014. Blogguer, Community Manager, Diseñador web, Investigador en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *