31 de Marzo, Día del Libro Cubano

31 de Marzo, Día del Libro Cubano

El primer libro que se editó en Cuba luego del triunfo de la revolución fue una de las obras cumbres de la literatura hispana: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, dividido en cuatro tomos y con ilustraciones de Gustavo Doré y Pablo Picasso. Con esta, se inauguró la colección Biblioteca del Pueblo, destinada a los clásicos de la literatura universal.

Por ello, en 1981, el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros instituyó, mediante decreto, que el Día del Libro Cubano se celebre cada 31 de marzo, en homenaje a la constitución de la Imprenta Nacional de Cuba en esa fecha de 1959.

El 31 de marzo de 1959 el gobierno revolucionario, mediante la Ley 187, fundó la Imprenta Nacional de Cuba. Alejo Carpentier estuvo al frente de la institución durante los primeros años e impulsó la publicación masiva de libros. Después del Quijote, se imprimieron antologías de poéticas de Rubén Darío, César Vallejo, Pablo Neruda y Nicolás Guillén, tres tomos de la Antología de Poesía Cubana, a cargo de Lezama Lima, además de las novelas Doña Bárbara de Rómulo Gallegos, A sangre fría, de Truman Capote y Un amor de Swan, de Marcel Proust.

En aquel momento, en Cuba vivían cerca de seis millones de personas de los cuales un millón eran analfabetos y dos millones apenas vencían el tercer grado de escolaridad. Antes del 1959, las bibliotecas personales eran un lujo de los más poderosos y el consumo de libros per cápita era de 0,2 por año, o sea, 1 de cada 5 cubanos se leía un libro cada 365 días.

Asimismo, la labor de la Imprenta Nacional fue decisiva en la preparación y publicación de toda la base de estudio, como las cartillas y manuales utilizadas en el gran suceso educacional que fue en 1961, la gran Campaña Nacional de Alfabetización, que abrió las puertas del saber a casi un millón de cubanas y cubanos que hasta entonces eran analfabetos.

En 1962 la Imprenta Nacional de Cuba se convirtió en la Editora Nacional y Carpentier se mantuvo en la dirección de esta institución durante cuatro años. Cinco años después se creó el Instituto Cubano del Libro y se conformó un sistema de editoriales nacionales y provinciales para cubrir tanto las necesidades de los lectores como para dar cabida a los escritores de diferentes provincias y a los distintos géneros literarios.

Los resultados del esfuerzo del país en el ámbito literario se ven cada año en la celebración de la Feria Internacional del Libro, evento no solo literario y expositivo, sino también comercial.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Sabdiel Batista Díaz

Licenciado en Periodismo, UCLV, 2007. Máster en Estudios Históricos y de Antropología Sociocultural Cubana, UCF, 2014. Blogguer, Community Manager, Diseñador web, Investigador en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *