Alertas ante el inicio de la temporada ciclónica

Alertas ante el inicio de la temporada ciclónicaAún con los recuerdos frescos de los embates de los huracanes Gustav, Ike y Paloma, los cubanos están en alerta ante el inicio de la temporada ciclónica 2009 en el Océano Atlántico, el Golfo de y el Mar Caribe, durante la cual se pronostican entre nueve y 14 meteoros.

Por su ubicación, en el centro y hacia la costa sur del archipiélago cubano, Cienfuegos es muy vulnerable a los vientos, el oleaje y las inundaciones, pues los acumulados de lluvias descienden desde las montañas y provocan el desborde de los ríos y cuencas.

El 90 por ciento de los daños ocasionados por los ciclones corresponden a los causados por las precipitaciones, por lo que los cienfuegueros deben estar muy atentos en este periodo, pues el territorio cuenta con varias comunidades cercanas a las costas y a márgenes de los ríos.

El Centro Meteorológico Provincial tiene vigente un sistema de “Alerta Temprana”, que entre sus beneficios para la población está el “Teléfono Meteorológico”, el cual durante el huracán Ike en la temporada de 2008, registro un record de llamada para un segundo, mil 197 llamadas nacionales.

La novedosa iniciativa continúa este año. Con solo marcar el número 512222, usted podrá tener acceso a informaciones meteorológicas inmediatas por parte del Grupo de Pronósticos en tiempo real.

Entre el primero de junio y el 30 de noviembre se enmarca el peligroso espacio de tiempo en que radares, aviones y satélites siguen las condiciones del tiempo en busca de señales. Esta vez  los ciclones que transiten por el circuito atlántico-caribeño se nombrarán, por su secuencia alfabética, Ana, Bill, Claudette, Danny, Erika, Fred, Grace, Henri, Ina, Joaquín, Kate, Larry, Mindy, Nicolás, Odette, Peter, Rose, Sam, Teresa, Víctor y Wanda.

Un ciclón tropical es un gigantesco remolino de ciento de miles de kilómetros cuadrados que se forma por bajas presiones atmosféricas generalmente en zonas marítimas cálidas (26 grados Celsius o más) en cuyo alrededor  giran los vientos en contra de las manecillas del reloj (Hemisferio Norte) y a favor de aquéllas en el Hemisferio Sur.

Cuando las condiciones oceánicas y atmosféricas les son favorables, la baja tropical puede evolucionar hasta convertirse en huracán, tras registrar vientos superiores a los 117 kilómetros por hora.

La escala Saffir-Simpson es la que permite clasificar los meteoros a partir de la velocidad de sus vientos: categoría Uno, entre 118 y 153 kilómetros por hora; Dos (154-177), Tres (178-209), Cuatro (210-249) y Cinco (más de 249 kilómetros por hora).

Los pueblos mayas usaban la palabra hurakán para designar al Dios que según creían esparció su aliento sobre caóticas aguas durante la creación de la Tierra, de donde se estima deriva el vocablo que genéricamente designa al destructor fenómeno meteorológico.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *