Con el alma al desnudo

Con el alma al desnudo

Nunca pensó que le podía suceder a ella. Conocía de otras chicas que habían pasado por este momento tan difícil e incluso las había juzgado fuertemente.
El rostro decepcionado de sus padres inunda sus pensamientos, dando paso como barco velero al recuerdo de las risas hirientes de los vecinos y compañeros de escuela; o peor aún las miradas provocativas, deseosas y las duras groserías de los hombres que la reconocen.

Por tales razones, no sale de casa desde hace varios días, no contesta llamadas y sus ojos están hinchados de tanto llorar.

Una y otra vez repasa los sucesos de ese día. Su novio llegó temprano a casa y aprovechando que sus padres no estaban se entregaron el uno al otro, con la pasión desenfrenada que caracteriza a dos adolescentes enamorados.

Con un poco de recelo miró a su novio luego de tan insospechado pedido. Tan solo unos segundos transcurrieron para que rogara por cumplir su deseo, saciar una curiosidad y experimentar algo nuevo.

Confiada y apasionada, su rostro, su cuerpo, su más íntimo secreto inició viaje a la inmortalidad en el tren de la tecnología. Y así, por amor, en solo instantes su vida fue robada; su alma quedó al desnudo al igual que las imágenes que de ella miran, sin recelo alguno, grupos de hombres.

De memoria en memoria, por zapya o bluetooth; los medios fueron miles al igual que las tristezas.

El trato fue borrar las imágenes luego de verlas; mas él la engañó y las guardó para sí. Al poco tiempo de aquella fecha la relación terminó.

Hoy, él asegura que alguien tomó las fotos de su teléfono sin él percatarse; ella está convencida que lo hizo por venganza, pues la pasión acabó llena de penas y con pocas glorias.

Ella continúa encerrada en su cuarto y no quiere hablar con nadie. Cierra los ojos y una lágrima corre por sus mejillas, solo desea que la pesadilla acabe y sueña con poder, algún día, recuperar su alma desnuda.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Mariam Cueto Groero

Licenciada en Periodismo. Periodista en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *