Antonio Guerrero: Para cuando la camisa de preso no esté colgada

Antonio Guerrero: Para cuando la camisa de preso no esté colgada“Un día mi camisa de preso no quedará ahí colgada”. Así tituló Antonio Guerrero Rodríguez, una de las pinturas de la serie de 28 trabajos suyos expuestos, hasta fines del mes, en Smokebrush Gallery, en Colorado. La imagen de la prenda de vestir acompañada de ese texto, resulta una de las más conmovedoras, pues habla no sólo de la circunstancia en la cual se encuentra el autor, sino también de su entereza y confianza en la posibilidad de pasear con familiares y amigos por las calles de la libertad, en un futuro no lejano.

¿Quién no conoce en Cuba a Antonio Guerrero? Su nombre junto al de Ramón Labañino, Fernando González, Gerardo Hernández y René González adquieren especial connotación en la Isla, donde hasta los más pequeños son capaces de reconocer, en fotos, a los Cinco Héroes cubanos presos en EE.UU.!”>cinco luchadores antiterroristas que desde septiembre de 1998 guardan injusta prisión en los Estados Unidos.

Este martes 13 de octubre, Antonio vivió un nuevo capítulo en el largo camino del arbitrario proceso legal donde ha estado involucrado por el solo hecho de penetrar organizaciones antiterroristas en la nación norteña, en virtud de hacer abortar acciones vandálicas contra su Patria. Ese día le rebajaron la exagerada condena de cadena perpetua más diez años de privación de libertad, por una de 21 años y 10 meses de encarcelamiento.

La Corte de Apelaciones del Onceno Circuito había decidido que no existían suficientes evidencias para justificar la desmesurada sentencia anterior, pues Antonio nunca obtuvo ni transmitió información alguna perjudicial a la seguridad nacional estadounidense.

Durante los once años de encierro, la poesía y el dibujo han llenado las horas del luchador antiterrorista, quien permanece en una de las cárceles de mayor seguridad del país, ubicada en Florence, Colorado. Tales aficiones, junto a la certeza del respaldo de su pueblo y las muestras de solidaridad desde todo el orbe, animan sus días, transcurridos entre rejas destinadas a reos con reputación de alta peligrosidad.

Porque Antonio no es un preso común, no es un connotado delincuente. Incluso los funcionarios del centro penitenciario atestiguan sobre el excelente comportamiento del patriota cubano, considerado un recluso modelo, quien ha ayudado a no pocos de sus compañeros a obtener títulos de Bachiller o impartido clases de Inglés a los hispanohablantes.

Así lo confirma John Bellantoni, supervisor del Departamento de Educación de esa prisión, cuando en una carta, fechada en marzo de 2003, expresa: “El prisionero Antonio Guerrero ha realizado, y continúa haciéndolo, un trabajo notorio como tutor de sus compañeros de prisión de habla hispana. (…). Posee excelentes cualidades como profesor. Se ha mostrado respetuoso con el personal y el resto de los compañeros presos. Es una persona muy inteligente y ha sabido usar sus habilidades de manera muy positiva”.

Tales argumentos, junto a otros reportes de los funcionarios de la prisión, fueron puestos a disposición de la Corte, para una mejor reevaluación de la sentencia de Antonio.

¿Quién podría afirmar que una persona de conducta tal, pudiera infligir ningún perjuicio a la seguridad nacional norteamericana? Antonio y el resto de los cubanos prisioneros en ese país, merecen no ya ser resentenciados, sino la plena e incondicional libertad. Para hacer realidad ese empeño, además de la lucha solidaria, constituye un factor insoslayable la buena voluntad del Gobierno de los Estados Unidos. La rebaja de la pena representa todavía poco para quien sólo penetró las entrañas estadounidenses, animado por el deseo de preservar la integridad de sus compatriotas.

Muchas voces han de alzarse aún y las acciones multiplicarse para aproximar cada vez más el día cuando Tony, junto a sus cuatro hermanos de causa, cuelgue por última vez contra la fría pared de una celda, su camisa de preso. Entonces sus versos y su arte lo acompañarán en el festejo por la liberación y la justicia.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *