Antonio Guiteras y la decisión cubana

Antonio Guiteras y la decisión cubana Comenzaba el año 1934 cuando Antonio Guiteras, Secretario de Gobernación, puso en manos de los cubanos una de las empresas más importantes que poseía los Estados Unidos en la isla. El 14 de enero, después de varios años de luchas económicas y políticas, era decretada la nacionalización de la Compañía Cubana de Electricidad, anexa a la transnacional norteamericana. Electric Bond & Share.

En agosto de 1933, cinco meses antes de aquella valiente decisión, una huelga general    conllevó a la huida del dictador Gerardo Machado y la población exigió del  instaurado Gobierno de los Cien Días que obligara a la empresa yanqui a mejorar el servicio y cobrar tarifas más justas.

Es entonces cuando el 6 de diciembre de 1933 bajo la influencia de Guiteras, que representaba el ala antiimperialista de ese gobierno, se decretó la rebaja de la tarifa eléctrica, fijando en 10 centavos el precio del kilowatt; además de prohibir al monopolio eléctrico la rebaja de salarios y el despido de empleados y obreros. Los empresarios  estadounidenses se negaron a satisfacer esa medida lo que provocó diferencias entre la compañía norteamericana y el gobierno, y tras un  enfrentamiento entre ambos, los administradores yanquis abandonan la empresa.

Guiteras ordena entonces la nacionalización de la Compañía Cubana de Electricidad y designa un administrador estatal cubano. Además de este trascendental paso, el nuevo gobierno impulsó otras importantes medidas de corte democrático para el pueblo de Cuba, que Grau y Batista llegarían a interpretar como imposiciones de Guiteras, muchas de ellas en contra de la oligarquía cubana y el imperialismo, y afectando por tanto los intereses de muchas compañías estadounidenses.Entre  las más significativas estuvieron: la instauración de la Secretaría como Ministerio de Trabajo, el establecimiento de un salario mínimo, la determinación de que la jornada laboral fuera sólo de 8 horas, la confiscación de los bienes de Machado y sus cooperantes, la limpieza de los órganos estatales, la nacionalización del trabajo y que la mitad de los empleos fueran desempeñados por los nacidos en Cuba.

Compañía Cubana de Electricidad, anexa a la transnacional norteamericana. Electric Bond & ShareEstas medidas tomadas bajo la influencia de Guiteras hacían que el gobierno provisional, bautizado como “el Gobierno de los Cien Días”, girara cada vez más hacia la izquierda por lo que el 15 de enero de 1934, con la complicidad de politiqueros corrompidos y el apoyo total de la embajada yanqui, se consumó un golpe de Estado. Tres días después Mendieta “aceptó” la presidencia tutelado por el embajador Caffery y el coronel Batista.

Antonio Guiteras pasó inmediatamente a la clandestinidad.Más tarde el creador de la “Joven Cuba”  publicó en Bohemia el  1 de abril de 1934 su artículo “Septembrismo”, en el que puntualizó: “Un estudio somero de la situación política económica de Cuba, nos había llevado a la conclusión de que un movimiento que no fuese antiimperialista en Cuba, no era una Revolución. Se servía al imperialismo yanqui o se servía al pueblo, pues sus intereses eran incompatibles”.“La Revolución que se prepara —aseveraba Guiteras— no constituirá un movimiento con más o menos disparos de cañón, sino una profunda transformación de nuestra estructura económico-político-social”. Por eso Guiteras nacionalizó la Compañía Cubana de Electricidad, lo que constituyó un arma arrebatada a los explotadores yanquis y puesta en manos de los cubanos.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *