Aristas de la crisis integral capitalista

Aristas de la crisis integral capitalistaLa presente crítica coyuntura económica y financiera del capitalismo es reflejo de su proceso de descomposición integral como sistema económico-social e ideo-político, pues tiene lugar con otras aristas como las crisis alimentaria, energética, ecológica, cultural.

A diferencia de la de 1929, la causa fundamental del actual difícil trance mundial está en la estructura de la sociedad planetaria signada por el predominio de las empresas transnacionales y los gobiernos imperialistas impulsores del desorden internacional vigente en nuestros días.

En el tema de los alimentos, estudios develan que entre 2005 y 2008 se llevó a la extrema pobreza a unos 200 millones de personas, y las estimaciones para este año agregan de 55 a 90 millones adicionales.

Recientemente la FAO dio a conocer que los hambrientos ascienden a mil veinte millones de habitantes del planeta tierra, diseminados en África, Asia, el Caribe y Latinoamérica, aunque también se encuentran en Europa y Norteamérica.

Paradójicamente, existen los medios que permiten acabar con el hambre mediante tecnologías para cosechar los alimentos necesitados por la humanidad toda. El problema es la carencia de voluntad política para extirpar de raíz el flagelo.

Por ejemplo, la cumbre del G-20 que sesionó en Londres en abril pasado acordó un programa adicional de 1,1 billones de dólares de apoyo para restaurar el crédito, el crecimiento y el empleo en la economía mundial, aunque realmente enfilado a la recuperación de sus propios integrantes.

Sin embargo, esa cumbre apenas destinó un irrisorio fondo de 50 mil millones de dólares para la protección social, impulsar el comercio y salvaguardar el desarrollo en los países con pocos recursos, aspecto que evidencia el carácter de las ideas dominantes en las relaciones internacionales.

Un punto y aparte merece el asunto de los agro-combustibles.

¿Cómo explicar que en medio de las crisis alimentaria y energética se cultiven productos destinados a automóviles, en lugar de pensar y actuar a favor del cese del hambre física y la sociedad de consumo atentatoria del medio ambiente?

En este orden de ideas, está el culto a ciegas de todo lo que sea de o esté vinculado con los patrones de conducta occidentales, tanto más si se tiene en cuenta el alcance del poder mediático y de la “cultura” destinada a embrutecer a la gente y atarla a lo que le imponen los medios de comunicación.

Así, la crisis integral del capitalismo requiere de una transformación cualitativa que sitúe en una nueva perspectiva la armonía persona-sociedad-naturaleza.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *