La artesanía cienfueguera, orgullo de cubanía

La artesanía cienfueguera, orgullo de cubanía

La artesanía se practica en la vida de todos los pueblos para el desarrollo social, económico y cultural. Como género, conforma la analogía de los hombres y grupos sociales.

Expresa de manera distintiva en cada territorio, el pensar, el sentir y el hacer, emitiendo precisamente lo que aporta su sello, la originalidad de cada región.

Es esa identidad cultural que distingue a unos pueblos de otros, que aporta diversidad y colorido al arte universal, la definitiva expresión de la conexión existente entre todas las culturas y de lo humano plasmado en ellas.

Cienfuegos no está exenta de características propias de su territorio, que la diferencian de otros en Cuba. Desde sus orígenes se define como un pueblo con tradiciones marineras donde el desarrollo artesanal es un componente imprescindible para la unidad cultural marcada por los recursos utilizados en las creaciones como: las conchas, la madera, las piedras, los huesos de animales, las semillas, el barro y fibras naturales.

Al ser fundada como colonia Fernandina de Jagua por emigrantes franceses, españoles y de otras nacionalidades, los alfareros, carpinteros, zapateros, amas de casa, señoras de sociedad… hacen de la artesanía un quehacer diario. Se unen las habilidades artesanales de los que ya habitaban la zona con las foráneas.

Nuevas materias primas se comienzan a utilizar en la después villa y posterior cuidad. Los mármoles, los textiles, cera, el hierro, entre otros, se unen a los materiales ya existentes, con adaptabilidad para los variados diseños, convirtiéndose estos en uso cotidiano.

Con el transcurso del tiempo, a dos siglos de subsistencia transcultural, la Perla del Sur va dejando marcas de su tradición artesanal identitaria. Así se ejemplifica en el rico trabajo de herrería en los palacetes de la ciudad, donde se aprecia una filigrana fina y bien lograda. Los barcos construidos en los astilleros cienfuegueros imprimen el trabajo de artesanos-carpinteros-ebanistas quienes construían con sus propias manos cada pieza naval.

Por otro lado, las mujeres desarrollan habilidades textiles heredadas de sus ancestros españoles y franceses, como el tejido, deshilado, bordado y costura. Mientras que el richeliew, beauveais, frivolité, el canevá, las randas, los puntos, son los más utilizados en estas labores que llegaron hasta nuestros días.

Constituye este arte un atractivo para visitantes foráneos internacionales y nacionales. Desde décadas anteriores muchos fueron los intentos de unir a los artesanos en grupos, sindicatos o clubes para que de una forma u otra se sintieran asociados a un mismo interés cultural: la artesanía. Al crearse en 1990 el Fondo Cubano de Bienes Culturales en la provincia de Cienfuegos, asumieron la ventaja de, además de comercializar, exponer sus trabajos y mantener un sostenido acercamiento con todo el quehacer de los artistas en las líneas de negocios.

Pero no es hasta el 15 de abril de 1990 que se constituye oficialmente la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA), Filial Cienfuegos. Se había creado con anterioridad en La Habana donde nuestra ciudad tenía una representación.

Alrededor de 170 a 180 artesanos asociados fueron entrevistados y analizados por una comisión que valoró la calidad de la creación artística en las distintas manifestaciones: el tarro, las pieles de animales exóticos, el textil, la cerámica, la talla, la cera perdida.

En entrevista realizada a Haydee Villavicencio artesana artista cienfueguera, fundadora del Fondo Cubano de Bienes Culturales y la ACAA, expresa que: Los talladores y ceramistas que existían, trabajaban también lo que es la restauración y el modelar los elementos de yeso, en el proceso de la creación de los museos aquí en la provincia y en los museos municipales, esa fue la primera fuente que nutrió. (…), existían además compañeras en Ariza, Cienfuegos y Cumanayagua que trabajaban todo lo que era el miñardi, tenerife, barahúnda zurcida, y vieses. Pues Cienfuegos y Granma son dos provincias que tienen tradiciones del miñardi.

Alega además: Por otro lado no había una fuente de materias primas y las personas creaban de las cosas que se recogían en los almacenes y esa creación de los cables eléctricos en desechos de determinados productos, (…) el creador le ponía su esfuerzo porque aquello se transformara y luciera una pieza artística, y no se iban tanto por lo comercial, el objetivo era demostrarle a la gente de que uno era capaz de transformar aquel desecho en una obra de arte. Esa motivación era importante. (…) cada cual tenía un sello distintivo.

Hoy el mercado artesanal se ha visto infiltrado por los intereses comerciales, según revelan algunos especialistas, quienes ven la artesanía como un renglón necesario para la supervivencia de muchas familias. Esta circunstancia, junto con las exigencias de los mercados internacionales y de los turistas extranjeros, está alterando las obras o diseños originales y las formas de su producción, ya que los artesanos procuran encontrar maneras de incorporarse en la actividad económica y obtener mayor acceso a los mercados de los países industrializados.

A pesar de todo se mantiene y surge una artesanía distintiva cienfueguera. Así se aprecia en los salones competitivos que desarrolla la ACAA en la provincia durante sus 30 años de fundada.

La creación artística se premia en eventos como Hecho a Mano, Lo Bello de lo Útil, Talla al Viento, Para mi niño, La Máscara, entre otros que cada vez se hacen más exigentes en la evaluación del trabajo manual donde se combina lo tradicional con lo contemporáneo. Estos espacios ganan en calidad ofreciendo un espectro informativo, investigativo, publicitario y propio por temática o manifestación.

Para ello la sociedad realza el rescate de tradiciones donde hombres y mujeres artesanos artistas establecen vínculos con su entorno, su familia, su comunidad, al poseer un fuerte sentido de la colectividad, de la solidaridad y de lo ecológico. Trasmitir el tejido de la atarraya, de la talla en madera, el tejido en randas, tenerife, richeliew, beauveais, frivolité, el canevá, las destrezas con fibras propias de la región como el guaniquiqui, el trabajo en hierro y aluminios, la bisutería tanto en metal como en semilla o en tarro, las labores en güira, entre otras, recogen la experiencia del pasado en forma empírica, manteniendo una memoria histórica que acomodan y readecuan en el tiempo.

En momentos actuales los artesanos artistas son creadores de una artesanía para beneficio del pueblo. La condición epidemiológica del país les permite entregar su labor en pos humanitaria al elaborar miles de nasobucos, vestuarios para personal de la salud e implementos que permitan el enfrentamiento a la Covid-19.

El 30 Aniversario de la ACAA en Cienfuegos es historia de vida, es patrimonio cultural, es pasión, es esfuerzo, es orgullo de cubanía.

Por: Maribel Sardiñas Rey, Especialista Cultural de la ACAA e Investigadora del Patrimonio Cultural / Revista Bitácora de Jagua. Oficina del Conservador de la Ciudad

 

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *