Renato Altuna Arce: el arte de un juez