Los Elefantes y César Prieto no se detienen en sus sorpresas