La batalla recuperativa después de Laura está en el campo