Batalla del Jigüe, demostración de fuerza del Ejército Rebelde

Batalla del Jigüe, demostración de fuerza del Ejército Rebelde

La batalla del Jigüe, iniciada el 11 de julio de 1958, demostró que el ejército rebelde se había transformado en una fuerza capaz de resistir y derrotar a las más selectas tropas del batistato.

Aquella operación, personalmente comandada por Fidel, duró 10 días y con su resonante victoria abrió las puertas al avance revolucionario hacia el llano. Con la destrucción del batallón 18 y el rechazo a los efectivos de la tiranía que acudieron a su rescate, el Ejército Rebelde hizo fracasar la ofensiva contra la Sierra Maestra.

El combate se llevó a cabo entre el 11 y el 21 de julio de 1958, en las cercanías de la confluencia de los arroyos Jigüe y La Plata, cerca del poblado de Arroyo de las Cuevas, en el actual municipio Guamá, provincia de Santiago de Cuba.

El Ejército Rebelde desarrolló un nuevo plan de ataque con el objetivo de reducir el peligro potencial que representaba el batallón enemigo al que se enfrentaban, que los superaba en hombres y armas.

Esta batalla comenzó cuando una patrulla del Ejército Rebelde chocó en la confluencia de los ríos Jigüe y La Plata con fuerzas del Batallón 18 de infantería de la dictadura

El 11 de julio se iniciaron las acciones. Una patrulla rebelde atacó las posiciones del batallón 18, el objetivo era herir algún soldado de la tropa enemiga. El plan obtiene los resultados esperados, logrando que el jefe del batallón envíe el herido a la playa custodiado por dos pelotones, además de un arria de mulos para traer provisiones a su regreso.

El 14 de julio el capitán rebelde Guillermo García Frías que había logrado mejorar sus posiciones en el río La Plata, contaban con más armas y parque y se preparaba para emboscar al enemigo.

El Batallón 18 quedó cercado en el arroyo Jigüe y se enfrenta a una situación desesperada, no solo sus escasas provisiones están prácticamente agotadas, se les hace imposible evacuar a los heridos, esta situación es aprovechada por la máxima dirección del Ejército Rebelde y se les ocurre la sensacional idea de trasladar el puesto de mando más cerca aún del batallón enemigo, para precisar las operaciones y solicita la presencia de los amplificadores de Radio Rebelde para pedirles que se rindieran ya que su derrota era inminente, también pide que traigan al grupo musical El Quinteto Rebelde.

El 15 de julio todo el día y la noche los amplificadores de Radio Rebelde se mantienen arengando a los soldados sitiados en el río Jigüe, el jefe del batallón al darse cuenta de que era imposible salir del cerco se las arregla para enviar a un campesino hasta la costa para pedir refuerzos y apoyo de armamento.

La escuadra de Vilo Acuña está en las alturas frente al Batallón 18 que permanece cada vez más asediado por los rebeldes en arroyo Jigüe. El pelotón de Guillermo García había dejado su posición en el río y se sitúa en otra altura que domina el frente del enemigo. A su derecha, el de Vilo Acuña y cerrando el río La Plata la tropa de Hugo del Río.

Entrada la noche llegan refuerzos de dos o tres pelotones comandados por dos tenientes, pero habían perdido el arria de mulos, su destino era lograr llegar a la costa, este enfrentamiento además, posibilitó que los rebeldes ocuparan algunas armas y parque.

Durante varios días se combatió con valor por ambas partes. Fueron días donde se sucedieron varios enfrentamiento en esta misma zona.

El 20 de julio, los oficiales y los soldados del ejército batistano, desmoralizados y vencidos, comenzaron a deponer las armas de acuerdo con las condiciones propuestas por los rebeldes. Quizá la batalla no terminó el mismo 20 sino al día siguiente, 21 de julio de 1958.

En el combate se ocuparon 249 armas, el enemigo tuvo 41 muertos entre soldados, clases y oficiales, y se le hicieron más de 200 prisioneros, 30 de ellos heridos. A partir de la batalla de Jigüe se inició la contraofensiva militar con las armas y el parque obtenidos.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Sabdiel Batista Díaz

Licenciado en Periodismo, UCLV, 2007. Máster en Estudios Históricos y de Antropología Sociocultural Cubana, UCF, 2014. Blogguer, Community Manager, Diseñador web, Investigador en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *