Bolt, Cuba y un Berlín inolvidable

Bolt, Cuba y un Berlín inolvidableCuando el último hombre de la posta larga norteamericana cruzó la meta para dar a su cuarteta la medalla de oro en los 4 x 400, se definía la última prueba del que ya es calificado como el mejor Campeonato Mundial de Atletismo de la historia, no sólo por la calidad de los participantes, sino por la excelente organización de un evento que sólo es superado en interés por su similar del fútbol y por los Juegos Olímpicos. En honor a la verdad los alemanes se “lucieron” y el certamen desarrollado en el Estadio Olímpico de Berlín será bien difícil de olvidar para atletas, entrenadores, jueces y aficionados al bien llamado Deporte Rey. Desde la idea de ubicar el podio de premiaciones frente al público y las banderas de todas las delegaciones, hasta la sencilla ceremonia de clausura adornada por el desfile compacto de todos los atletas, entremezclados sin distinción de naciones o posición final en la tabla, todo resultó novedad en cuanto a competición atlética de primer nivel, donde se hicieron trizas tres marcas mundiales y seis para este tipo de evento, además de 16 récord del año, 48 nacionales y 241 registros personales.

Sin duda alguna el jamaicano Usain Bolt, tal y como se vaticinaba, se erigió en la figura del Mundial, al agenciarse tres títulos al igual que lo hizo en la cita olímpica de Beijing. Pero ni los más optimistas seguidores del bólido caribeño pensaron en los fenomenales tiempos logrados por él, cuando dejó boquiabiertos a todos con sus cotas universales de 9, 58 y 19, 19 para los eventos de 100 y 200 metros, respectivamente, algo que parece de otra galaxia, en la misma pista donde el legendario Jesse Owens ganó cuatro oros en los Juegos Olímpicos de 1936.

La relación de Bolt con la grada del estadio alemán ha ido más allá de la propia competición. Sus inesperadas apariciones en la estética pista azul para firmar autógrafos y su inagotable repertorio de gestos ante las cámaras, cautivaron a un público que no tuvo más remedio que rendirse a sus pies.

El otro récord llegaba en el martillo, por intermedio de la polaca Anita Wlodarczyk, que dejó con las ganas a la favorita local Betty Heidler, tras su disparo de 77, 96 metros.

Entre las mayores sorpresas destacan las eliminaciones de la rusa Yelena Isinbayeva y el panameño Irving Saladino, monarcas olímpicos de la garrocha y el salto largo.

Ambos se vieron demasiado presionados y abandonaron la justa sin apenas lograr un salto válido. También la lesión del cubano Dayron Robles, imposibilitado de llegar a la final de los 110 con vallas en la cual salía como lógico favorito luego de su corona en la capital china y su liderazgo universal en la disciplina.

Y también acaparadora de cintillos la sudafricana de 18 años Caster Semenya, monarca de los 800 metros que provocó incluso dudas acerca de su sexo.

Cuba concluyó en el noveno lugar por puntos (51) y duodécimo por medallas (1-4-1), en ambos casos por delante de China, una verdadera potencia deportiva.

El salto triple se llevó las palmas, al cosechar una presea de cada color, por intermedio de Yargelis Savigne (campeona con 14, 95), plata de Mabel Gay (14, 61) y bronce de Alexis Copello (16, 47).

Otros metales plateados llegaron tras los desempeños de Yarelis Barrios en el disco, Leonel Suárez en el decatlón y el sorprendente Guillermo Martínez en la jabalina. La Barrios mostró su clase al dominar a las mejores del planeta con su disparo de 65, 31, pero ese día la jovencita australiana Dani Samuels hizo la competencia de su vida y lanzó hasta los 65, 44, dejando atrás dos veces su marca personal.

Lo mismo sucedió con Suárez, bronce en Beijing, quien no pudo desbancar al estadounidense Trey Hardee, autor de dos jornadas de ensueño en una de las modalidades más complejas del atletismo.

Y sorpresiva la segunda plaza de Guillermo, que a la postre mucho tuvo que ver en la ubicación final de Cuba en la tabla. El camagueyano, finalista en las dos últimas citas mundialistas y alejado por más de un año de las competencias, se apareció con un cañonazo de 86, 41 metros que sólo fue superado por el noruego Andreas Thorkildsen (89, 59), doble titular olímpico.

Es cierto que decepcionante resultaron las faenas de nuestros representantes de los 800, Zulia Calatayud y Geimer López, entre otros, pero por ellos sacaron la cara otros para que Cuba igualara el número de medallas logradas en Atenas-1997 y Edmonton-2001, aunque en aquellas ocasiones la actuación fue especialmente brillante al incluir, respectivamente, cuatro y tres medallas doradas.

En sentido general brillaron los velocistas jamaicanos (sólo dejaron escapar el oro de los 200 metros planos femeninos ganado por la norteamericana Alison Félix) y los fondistas kenianos (esta vez ganando sin discusión su eterna porfía ante los representantes de Etiopía), quienes determinaron que sus países finalizaran detrás de Estados Unidos en la tabla de medallas, relegando al histórico Rusia.

Latinoamérica, otra vez liderada por Cuba, envió su clarinada. La sensación panameña Alonso Edward ganó la medalla de plata en los 200 metros, sólo superado por el gran Usain Bolt. En los 400 con vallas, el boricua Javier Culson se colgó una plata histórica, la primera de su país en un mundial. “Es la primera vez que un puertorriqueño llegaba a la final (de un mundial de atletismo) y ahora es la primera medalla de plata para mi país”, dijo un emocionado Culson. “Estoy sumamente contento. Son tantas cosas que estoy sorprendido”. Por último, también consiguió un metal en este mundial, gracias al bronce del Eder Sánchez en la marcha de 20 kilómetros, aunque no brilló en el resto de las pruebas.

LOS PRIMEROS POR MEDALLAS

1.- USA:10-6-6; 2.- JAM: 7-4-2; 3.- KEN: 4-5-2; 4.- RUS: 4-3-6; 5.- POL: 2-4-2; 6.- ALE: 2-3-4; 7.- ETH: 2-2-4; 8.- GBR: 2-2-2; 9.- RSA: 2-1-0; 10.- AUS: 2-0-2; 11.- BRN: 2-0-1; 12.- CUB: 1-4-1; 13: CHN: 1-1-2.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *