Caimito de La Hanábana y la huella martiana en Cienfuegos

Caimito de La Hanábana y la huella martiana en Cienfuegos

Como el resto de sus compatriotas, los cienfuegueros quieren tener a Martí lo más cerca posible de su ámbito geográfico, aunque todo parece indicar que, al menos en esa pretensión, están en desventaja respecto a otros lugares de Cuba donde el Apóstol sí dejó su huella física, porque la otra, la espiritual, la compartimos todos.

Una acuciosa investigadora sureña, la también escritora y profesora Mirta Luisa Acevedo Fonseca, ha podido seguir pistas que vinculan con Cienfuegos a Carmen Zayas Bazán, quien fuera esposa de Martí y cuya madre vivió una parte de su vida en esta ciudad. De manera que, tanto ella como su familia materna estuvieron ligadas  a estos lares.

Otros nexos parenterales quedaron establecidos por un descendiente de la familia Fortún, radicada en Cienfuegos, quien se casó con Antonia, una de las hermanas de Martí.

Conocida es también la relación que nuestro Héroe Nacional  mantuvo en el exilio con Ana Aguado y Guillermo Tomás, dos músicos cienfuegueros que emigraron a los Estados Unidos y aportaron dinero al Partido Revolucionario Cubano y a la causa de la independencia de Cuba.

Como también es historia el intercambio sostenido entre el joven patriota y la eminente poetisa local Mercedes Matamoros, sustentado no sólo en una admiración mutuamente profesada por el quehacer literario de ambos, sino por la coincidencia de sus ideales patrióticos y revolucionarios.

Quién sabe cómo impresionó la belleza de este paisaje a la sensibilidad de Martí adolescente

Quién sabe cómo impresionó la belleza de este paisaje a la sensibilidad de Martí adolescente.

Pero fuera de estos lazos familiares o amistosos, no hay circunstancia que lo acerque más a Cienfuegos que su estancia, entre los meses de abril y diciembre de 1862, en uno de los pocos lugares del interior del país visitados por Martí durante su infancia: Caimito de La Hanábana, donde acompañó a su padre Don Mariano, nombrado Capitán Juez Pedáneo de ese término jurisdiccional.

En este sitio, perteneciente hoy al municipio matancero de Calimete, en los límites con la provincia de Cienfuegos, la adolescencia de Martí confrontó la experiencia de dos mundos extremos, aunque muy vinculados entre sí: la vida campesina y la esclavitud rural.

La estancia del Apóstol en La Hanábana marcó para siempre la personalidad de quien más tarde echaría su suerte con los pobres de la tierra. Todo un episodio de la épica martiana artísticamente recreado en el film “: el ojo del canario”, del realizador Fernando Pérez.

Consuela pues, a los cienfuegueros, la conjetura de que el niño Martí,  acompañando a su padre por las vecindades de El Hanábana, hubiera  incursionado en las zonas de Aguada de Pasajeros o Yaguaramas, territorios muy cercanos al lugar donde ambos radicaron por un tiempo, hoy  pertenecientes a la provincia de Cienfuegos.

EL HANABANA HOY

A pocos metros de la Autopista Nacional, en la antigua finca se erige hoy un Memorial, fruto de la gestión del municipio donde está enclavado y de la Sociedad Cultural José Martí.

Claraboyas convenientemente dispuestas en la bóveda del local reorientan la luz solar hacia el interior del recinto.

Claraboyas convenientemente dispuestas en la bóveda del local reorientan la luz solar hacia el interior del recinto. Fotos Omar George

La obra quedó inaugurada en abril de 2004 y fue diseñada por el arquitecto tunero Domingo Alas Rosell, quien la concibió a partir de ciertos cómputos astronómicos.

Más de diez mil cálculos matemáticos permiten hacer coincidir la luz del sol, convenientemente filtrada, con las fechas señaladas en un tablero por el día y por el mes, que según la hora solar quedan enmarcados en un calendario compuesto por 122 fechas históricas relacionadas con la vida y la obra de José Martí. Así, en la medida en que avanza cada jornada, se van sucediendo distintas etapas de la trayectoria martiana.

En la medida en que el día avanza, se nos devela un hito de la cronología martiana.

En la medida en que el día avanza, se nos devela un hito de la cronología martiana.

De esta manera, el diseño de este ingenio, de carácter monumental y ambiental, tiene dos protagonistas: Martí y el sol, en función de perpetuar el recuerdo de la estancia de nuestro Héroe Nacional en esta zona colindante con la Ciénaga de Zapata.

No tan cerca como quisiéramos, pero tampoco tan lejos como para no sentirlo como propio, el sitio histórico Caimito de La Hanábana, Monumento Nacional, es otro de esos referentes con que los cienfuegueros pretenden reforzar sus vínculos geográficos con la huella martiana.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Omar George Carpi

Licenciado en Filología. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *