Camilo, Señor de la Vanguardia

Camilo, Señor de la VanguardiaUno de los héroes cubanos que más simpatía se ganó del pueblo fue Camilo Cienfuegos y fue, precisamente, porque salió de ese pueblo y siempre se identificó con él.

Desde el momento en que corría por Los Pocitos, en La Habana, hasta la hora en que apresó en su casa al traidor Húbert Matos sólo habían pasado unos pocos años; para muchos era casi increíble que el Jefe de las Fuerzas de Aire, Mar y Tierra del Ejército Rebelde contara apenas 27 años.

En 1958 sus tropas vencieron algo más de 800 kilómetros, venciendo escollos naturales y soldados de la tiranía, hasta llegar a su enfrentamiento más importante: la toma de la ciudad de Yaguajay, donde derrocharon heroísmo todos los bisoños combatientes.

Siempre que se habla de Camilo nos imaginamos al Héroe de Yagüajay, con su también legendaria barba y la ametralladora al hombro. Pocas veces pensamos en el joven enamorado, jaranero, pero a la vez muy responsable,  y que estaba entre los pocos que bromeaba con el inseparable Ernesto Che Guevara.

Luego de la invasión y la victoria su actuación en el desarrollo del país fue corto debido a su desaparición física, pero ejemplos que lo eleven a estatura de héroe mundano y preocupado por el pueblo sobran.

En cierta oportunidad en que se encontraba convaleciente en un hospital fue a visitarlo su novia, Paquita, como la llamaba amorosamente, y la fiel compañera vio en las afueras del centro hospitalario un grupo de jovencitas que insistía en verlo. Cuando le preguntó al Héroe de Mil Batallas, quiénes eran; él respondió: “Primas mías, Paquita, primas mías”

Durante uno de los acostumbrados viajes de  Camilo  por las zonas montañosas o los hospitales, el helicóptero que utilizaba para trasladarse tenía problemas para despegar y nadie sabía el motivo. El problema era el siguiente: el fraternal Camilo había cargado “unas cajitas” de caramelos para los niños que visitaría, lo que hacía casi imposible el despegue del helicóptero por el sobrepeso.

El pueblo lo recuerda todos los años lanzando flores a la mar, pero creo que siempre está presente, en cada minuto, porque ya lo habían dicho en una oportunidad: “Camilo vive y seguirá viviendo en hombres como él, Camilo seguirá viviendo en hombres que se inspiren en él”.

Recordémoslo así: como el ejemplo de cubano y revolucionario salido del pueblo.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *