Cañabrava: teatro para los niños y sus padres

La primera vez que vi una puesta en escena de Cañabrava la sorpresa fue de las más agradables. Me entusiasmó la juventud, mayoritaria del elenco y la increíble coordinación de las escenas, la inteligencia de los textos que interpretaban y la imbricación de los más nuevos, con los de más experiencia.

Y es que las obras que Cañabrava incluye en su repertorio no son solo para los niños, se han pensado también para los padres y para que el entretenimiento vaya de la mano con las enseñanzas, con las moralejas y por supuesto, con el amor. Si, el amor a la ciudad en el caso del último montaje que lleva por título “Fernandina” o el amor por los valores humanos y la amistad verdadera que tanto se queda en nuestro recuerdo si vemos escenas de un Reino Medio Ocre.

En ambas obras la mano creativa detrás de los textos es de Rafael González, un joven dramaturgo que logra siempre provocar emociones y captar la atención de los niños, un público exigente, difícil y sincero en la máxima expresión.

Pero Cañabrava destaca también por su labor comunitaria. Cada verano se convocan talleres creativos para que los pequeños de casa se transformen en actores y suban al escenario a encontrarse con el arte, con la maravilla que es el teatro.

Ofelia Pacheco Castro, dirige desde hace algunos años este grupo que constituye además una pequeña familia, donde importa la creación, el trabajo arduo para las obras sean extraordinarias, divertidas, sugerentes.

En 2020 Cañabrava está celebrando sus 30 años de fundación y la vitalidad del grupo sorprende también, nos hace augurar un futuro lleno de retos, crecimiento constante y sobre todo, de un excelente teatro, pensado para los niños y para las familias.

 

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *