Celia, ejemplo de la mujer cubana

Celia, ejemplo de la mujer cubana

Este 11 de enero hace 41 años falleció víctima del cáncer, cuando se acercaba a su cumpleaños 60 la heroína de la Sierra y el Llano, Celia Sánchez Manduley. Hoy se recuerda a esta inmensa mujer ejemplo de cubanía y del quehacer cotidiano en cada aniversario de la Revolución.

Hoy es un día de recuerdos, y de difícil hacer para en solo una breve reseña atrapar la obra de la primera mujer incorporada a las filas del Ejército Rebelde el 23 de abril de 1957. Celia Sánchez una audaz combatiente con un legado de entrega a la causa revolucionaria, siempre desde la sencillez, el humanismo y la humildad que la caracterizaron.

El calificativo de “Flor más autóctona de la Revolución” dado por el doctor Armando Hart Dávalos en sus exequias, la define. La rememoramos cada año: auténtica, delicada, llena de cubanía y pureza silvestre.

Su formación revolucionaria desde la cuna fue creando en Celia valores altruistas, de humanismo y de solidaridad, siempre socorriendo a los más necesitados y de cierta manera contra la injusticia social que imperaba en Cuba

Se incorporó al Movimiento revolucionario 26 de Julio en 1955 en los dominios manzanilleros donde realizó tareas muy riesgosas y junto a Frank País García, por entonces jefe de Acción y Sabotaje del M-26, fue decisiva en el respaldo que se debió dar a fines de 1956 al desembarco del yate Granma.

Creó una red de campesinos que debían estar atentos para guiar a los expedicionarios hasta los caminos de la Sierra Maestra, sitio también al que llegó y donde su debut de fuego ocurrió el 28 de mayo, en la victoriosa Batalla del Uvero.

Las necesidades de incentivar el trabajo clandestino en el llano hacen que cumpliera la orden de retornar al medio urbano y junto al Estado Mayor y muy cerca de Fidel, cumplió misiones de gran confiabilidad y audacia.

Como algo distintivo Celia estimuló el surgimiento del pelotón femenino nombrado Las Marianas, integrada por jóvenes campesinas llenas de coraje.

Luego del triunfo de la Revolución, Celia fue una de las fundadoras del Consejo de Estado, del cual fue su Secretaria por largo tiempo, creó y dirigió su Oficina de Asuntos Históricos. Fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y diputada a la Asamblea Nacional por el municipio de Manzanillo.

Su trabajo permanente junto a Fidel es uno de los hechos más tiernos, hermosos, humanos y revolucionarios de toda la historia de Cuba, según dijera Armando Hart en el sepelio de Celia.

Celia Sánchez Manduley fue, es y seguirá siendo por siempre una de las más grandes mujeres cubanas. querida por su modestia, consagración, exigencia y sobre todo entrega incondicional a la Revolución, al pueblo y a Fidel.

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *