Cienfuegos ante el huracán Irma

Cienfuegos ante el huracán Irma

Cienfuegos amanece este jueves y en el cielo se vislumbra una quietud total: las hojas de los árboles apenas se motivan, el sol apareció a plena potencia y el calor en toda su intensidad.

Otro día más de verano aunque el cielo apenas sospecha que se avecinan nubes negras, vientos intensos y ráfagas, aparentemente vivimos una jornada común y corriente en espera de Irma, el huracán más intenso formado en el Atlántico desde Allen, que en 1980 alcanzó vientos máximos sostenidos de 195 millas por hora.

Dicen los más viejos de casa que ante la amenaza de un huracán o ciclón siempre le antecede la calma. Pero los cienfuegueros y cienfuegueras no se dejan llevar por las apariencias, y desde el anuncio de Alerta Informativa para este territorio en cada casa se preparan condiciones para enfrentar cualquier estrago del Huracán Irma.

Muchos consideran que no existe en el mundo otro ciudadano tan preparado para un fenómeno atmosférico como el cubano, pues nos antecede una larga experiencia de afectaciones por eventos meteorológicos.

Forma parte de nuestra rutina ante huracanes o ciclones, recopilar agua potable, alimentos ligeros y de no fácil descomposición, asegurar puertas y ventanas para que resistan el embate de los fuertes aires, así como las labores de protección de cubiertas ligeras y fachadas de edificios.

A continuación ofrecemos algunas de las normas generales que debe cumplir la familia cubana ante la amenaza de un ciclón o huracán:

-Conocimiento del lugar del centro de evacuación, instalación estatal o vivienda donde se tiene prevista su protección y el plazo para la presentación al lugar establecido para la reunión y el posterior traslado. En el caso del traslado a viviendas de amigos o familiares, en qué momento deben presentarse. Evitar desplazamientos durante la noche y bajo la influencia de los vientos, las lluvias o inundaciones.

-Antes de salir, desconecte todo lo que pueda ocasionar accidentes en la vivienda.

-Vías de traslado alternativas en caso de obstrucción de la ruta planificada.

-Preparación de un bolso o mochila familiar para situaciones de desastres, con medios y recursos indispensables, para las familias que deben protegerse en otras viviendas, centros de evacuación, otras instalaciones, cuevas u obras protectoras.

-Forma de garantizar a personas discapacitadas, de la tercera edad, niños y embarazadas los medios para facilitarles su movimiento, permanencia y las necesidades básicas durante su protección en lugares seguros.

Contenido del bolso o mochila familiar para situaciones de desastres

  • Una muda de ropa y prendas para protegerse de la intemperie (lluvia, calor o frío, según el lugar y la época del año).
  • Un radio portátil que funcione con baterías, energía solar o magneto.
  • Una linterna de mano que funcione con baterías o pilas.
  • Pilas o baterías suficientes para el radio y la linterna.
  • Velas, fósforos.
  • Alimentos que no requieran refrigeración, en envases pequeños para evitar desperdicios, y de preferencia que estén listos para su consumo inmediato. Se incluyen alimentos infantiles en caso de que las necesidades familiares así lo indiquen.
  • Recipiente con agua para beber, hervida y clorada.
  • Pastillas para purificación de agua.
  • Abrelatas y cubiertos.
  • Repelente para insectos o mosquitero.
  • Artículos de higiene personal.
  • Medicamentos que han sido prescritos para el tratamiento de enfermedades, acompañados con las recetas del médico. Debe asegurarse una provisión razonable.
  • Documento de identificación personal de los integrantes de la familia que estarían reunidos.

Medidas a tomar en la etapa de recuperación

  • Realizar la inspección al estado técnico de la vivienda y determinar los daños causados por el evento. Si existen afectaciones estructurales no se debe entrar y se debe solicitar la ayuda de los especialistas para diagnosticar el estado constructivo de la vivienda y determinar si la familia puede ingresar a la misma.
  • Contribuir con las autoridades y grupos designados en la evaluación de daños y necesidades.
  • Incrementar las acciones de autofocal y eliminación de los posibles reservorios de mosquitos.
  • (En áreas rurales) Realizar la inspección al estado técnico de los corrales y cuartones de los animales.
  • Incrementar las medidas higiénicas y sanitarias. Eliminar los alimentos contaminados.
  • Revisar las instalaciones antes de activar las redes de agua, electricidad y gas.
  • Realizar limpieza general y mantener la higiene personal y colectiva de la familia.
  • Observar estrictamente las medidas de seguridad para preservar la vida:
  • No transitar por áreas inundadas.
  • No acudir a los embalses, ríos y lagunas para pescar o bañarse
  • No tocar cables eléctricos
  • Alejarse de lugares con peligro de derrumbes o deslizamientos y no regresar a la vivienda en que reside la familia, si está dictaminada desde tiempo normal con peligro de derrumbe.
  • Cooperar con las comisiones designadas por las autoridades locales durante las visitas a los damnificados para la evaluación de daños, pérdidas y necesidades.
  • En las zonas urbanas, además: incrementar las medidas higiénicas y sanitarias, el lavado de los vegetales, las frutas y los alimentos que se consumen crudos. No defecar al aire libre, ni cerca de los ríos, arroyos y lagunas. Mantener bien tapados los recipientes con basura y alejados de los alimentos, y asegurar agua para el consumo, hervida y clorada. Eliminar los alimentos contaminados.
  • Coordinar con los servicios veterinarios el control zootécnico de mascotas y los animales de crianza.
  • Cooperar con las comisiones designadas por las autoridades locales durante las visitas a los damnificados para la evaluación de daños, pérdidas y necesidades.

Medidas a tomar para la respuesta al recibirse la alerta temprana

    • Debemos estar atentos a las informaciones e indicaciones de las autoridades y de los servicios meteorológico, hidrológico y epidemiológico.
    • Revisar el estado de los alimentos y realizar las acciones de su conservación siempre que sea posible con métodos tradicionales.
    • Revisar el estado y funcionamiento del radio y la linterna de mano, así como el estado de las baterías.
    • (Para familias rurales). Puntualizar el estado de las obras, cuevas, vara-en-tierra, casas-refugio o habitaciones de emergencia, y asegurar el completamiento de los recursos y medios para la subsistencia durante el impacto del evento (depósitos para agua segura teniendo en cuenta la cantidad de personas que permanecerán en el mismo, alimentos ligeros, medios de comunicación, leña, velas, querosene, faroles, fósforos y fosforeras, utensilios de cocina y para comer, tabletas de cloro o hipoclorito, botiquín de primeros auxilios, medicamentos para enfermedades metabólicas como la hipertensión, diabetes y otras.
    • (Para familias urbanas). Puntualizar los recursos para la subsistencia durante el impacto del evento (depósito para agua alimentos ligeros, velas, fósforos, tabletas de cloro o hipoclorito, botiquín de primeros auxilios, medicamentos para enfermedades metabólicas como la hipertensión, diabetes y otras). Si la vivienda es empleada para proteger además a otras personas, tomar las medidas para asegurar la estancia de estas personas, previa coordinación con las mismas.
    • Los miembros de la comunidad que tengan las condiciones físicas requeridas, y en dependencia de si se vive en una zona rural o urbana, deben participar en las actividades de limpieza de tramos de ríos, desobstrucción de zanjas, canales, y arroyos secos que pueden provocar inundaciones por intensas lluvias. Limpiar tragantes, desagües y techos. Realizar la poda de árboles que pueden afectar la vivienda. Puntualizar el estado de las obras de drenaje y de tranques.
    • Verificar que los miembros de la familia conozcan el lugar a donde deberán acudir a protegerse en caso de que la vivienda no ofrezca seguridad ante un ciclón.
    • Retirar los objetos de los patios que pueden ser proyectados por los fuertes vientos y ocasionar accidentes.
    • Tomar las medidas para la protección de documentos personales (títulos de propiedad, carnés de identidad, libreta de abastecimiento, certificados e historias clínicas).
    • Asegurar la utilización, almacenamiento y consumo de agua segura mediante la compra de hipoclorito o de tabletas de cloro.
    • En caso de que en la familia exista alguna persona discapacitada, designar a uno o varios familiares, compañeros, vecinos o amigos con quienes se mantendrá acompañado.
    • Verificar las vías de acceso que pueden quedar incomunicadas. Puntualizar con qué vecino establecer la cooperación, el intercambio de información y las señales (sonoras, lumínicas).
    • En las zonas rurales, no olvidar: puntualizar las áreas destinadas para la evacuación de los animales en riesgo.
    • Verificar los medios para la protección de los cultivos, molinos de viento, casas de cultivo o tapados, turbinas, máquinas o sistemas de riego, paneles solares, las cosechas y semillas.
    • Evaluar la necesidad de realizar la recolección acelerada de los cultivos.
    • Mantener un buen estado higiénico-sanitario en corrales y cuartones para los animales, así como en los locales destinados para el almacenamiento de las cosechas y semillas.
    • Incrementar las acciones de autofocal, eliminando depósitos y reservorios que puedan favorecer la reproducción y proliferación de mosquitos durante el tiempo que se ausente de su hogar.
    • Verificar el depósito y el lugar de protección del sistema fotovoltaico; así como los procedimientos para su desmontaje. Designar a quienes realizarán el desmontaje.
    • En las zonas urbanas, no olvidar: incrementar las acciones de autofocal, eliminando depósitos y reservorios que puedan favorecer la reproducción y proliferación de mosquitos durante el tiempo que se ausenten las personas de su hogar. Retirar los objetos de los patios y azoteas que pueden ser proyectados por los fuertes vientos y ocasionar accidentes.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Claudia Martínez Bueno

Licenciada en Periodismo. Periodista y Editora Web en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *