Cienfuegos: Curiosidades de un centenario

Cienfuegos: Curiosidades de un centenario

A escasos dieciocho meses para que Cienfuegos conmemore los doscientos años de su fundación, recordamos algunos detalles curiosos que rodearon los festejos por el primer centenario de la colonia de Fernandina de Jagua y que incluso los trascendieron.

Varias propuestas de obras para solemnizar aquel acontecimiento fueron publicadas, anticipadamente, con el fin de llamar la atención de la opinión pública sobre algunas carencias de la ciudad e influir en la voluntad de los decisores para resolverlas.

Uno de esos planteos cumple por estos días ciento dos años de formulado. Fue iniciativa de Pedro Modesto Hernández, un destacado hombre público y promotor cultural de Cienfuegos, y apareció publicado en un periódico de circulación nacional, El Diario de la Marina, el 15 de octubre de 1915.

Llama la atención comprobar cómo muchos de esos proyectos concebidos para el cumpleaños 100 de la ciudad se pudieron materializar en su momento; cómo algunos se fueron concretando posteriormente hasta fechas relativamente recientes, y cómo otros trascendieron hasta nuestros días bajo nuevos conceptos, pero sin perder sus esencias.

Hubo incluso algunas sugerencias de obras contenidas en aquel programa cuya terminación precedió en varios meses a los festejos por el centenario.

Es el caso de dos propuestas que al parecer se integraron en un mismo legado: una estatua en mármol y bronce a la libertad, que se sugería colocar en Marsillán, frente al mar y junto al malecón; al tiempo que se abogaba por trasladar un monumento ya existente y reubicarlo, mejorado, en el preciso lugar donde fueran fusilados los patriotas de la Revolución del 68.

Y precisamente allí, frente a la ensenada de Marsillán, en el punto de intersección del Prado con la calle de Zaldo, se inauguró el 1ro de mayo de 1917 un monolito que nos recuerda cómo, cerca de ese lugar, varios cienfuegueros dieron su vida por la libertad de Cuba.

Hay otra obra que aunque no estuvo lista para el 22 de abril de 1919, su primera piedra se colocó precisamente ese día en el Paseo del Prado, frente al cine teatro Luisa: un monumento alegórico a la ciudad y al trabajo, con el busto del alcalde Ceferino Méndez, ultimado seis años antes, el 11 de abril de 1913.

Cienfuegos: Curiosidades de un centenario

Monumento dedicado a la memoria del alcalde Ceferino Méndez, poco tiempo después de inaugurado.

Ceferino no fue ni el primero ni el último de los hombres públicos asesinados en Cienfuegos en una época en que tanto las rencillas personales como las políticas solían dirimirse con sangre. Pero la muerte de Ceferino Méndez tuvo una repercusión diferente: no sólo porque era el alcalde, sino también porque sus gestiones a favor de la ciudad le habían granjeado el cariño y el respeto de muchos.

En cuanto a la propuesta de colocar en el centro de nuestra antigua Plaza del Recreo, hoy parque , los bustos del poeta Antonio Hurtado del Valle, la poetisa Clotilde Rodríguez; María Lola Sánchez, definida por Pedro Modesto como “matrona ejemplar  e incansable educadora de la raza de color” y Enrique Edo, historiador de Cienfuegos, se cumplió en parte, pero no apegada a la concepción inicial y en plazos más dilatados.

Fue también el día del onomástico citadino, el 22 de abril de 1919, cuando se colocó allí la primera piedra de un busto no contemplado en la propuesta original: el dedicado a Ramón María de Labra, un gobernador que mucho hizo por Cienfuegos en la segunda  mitad del siglo diecinueve.

Hubo no obstante que esperar dos años más para que en la plaza se perpetuaran en mármol las efigies de esas dos sobresalientes figuras de las letras y las luchas revolucionarias en Cienfuegos que fueran Antonio Hurtado del Valle, el Hijo del Damují, y Clotilde del Carmen Rodríguez, la Hija del Damují. La representación que Pedro Modesto había concebido en honor a María Lola Sánchez, nunca llegó a erigirse.  

Tampoco pudieron ser inaugurados en los días de celebración del centenario el asilo para ancianos Nicolás Acea (1922), aunque ya se había iniciado su construcción en 1917;  y las escuelas Santo Tomás (1929) y San Lorenzo (1932) constituidas en un solo edificio frente al parque José Martí, obras todas fruto de una donación del benefactor Acea.

La idea – también incluida en el programa publicado por el Diario de la Marina – de construir un quiosco elevado o pasarela para la banda de música, en el tramo del Prado comprendido entre San Fernando y San Carlos nunca tuvo futuro, al menos de esa manera, porque curiosamente, muy cerca de allí y desplegada sobre el paseo, suele esta agrupación ofrecer hoy sus conciertos.

Otras sugerencias, como un edificio destinado a biblioteca pública y museos de diferentes perfiles, tuvieron que esperar a que la Revolución los hiciera realidad como parte de su política cultural.

En cuanto a la proposición de una estatua o busto del fundador de la ciudad, Don Luis De Clouet, no fue hasta el 22 de abril de 2009 cuando sus restos se trasladaron a un panteón expresamente construido para conservarlos, en el cementerio Tomás Acea.

Transcurrirían casi sesenta años antes de que se declarara a la Monumento Nacional (10 de octubre de 1878)  y se le hicieran las restauraciones necesarias, tal como sugería Pedro Modesto en su programa. Solo que la fortaleza no se adaptó interiormente para Museo Naval, como aquel también pedía, aunque Cienfuegos hoy cuenta con una institución cultural de ese tipo.

Tampoco sus fosos y parte del edificio acogieron al Instituto de Piscicultura Marítima y Fluvial soñado por el destacado promotor cultural, quien no obstante no se equivocó al ponderar “la importancia y condiciones excepcionales de Cienfuegos y de su bahía”.

Fue esta propuesta de Pedro Modesto Hernández, entre otras tantas que se hicieran por entonces, ejemplo del sentido de identidad y pertenencia, la creatividad y laboriosidad de los cienfuegueros, quienes ahora se aprestan a conmemorar el bicentenario de su ciudad.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Omar George Carpi

Licenciado en Filología. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *