Cienfuegos: En las industrias miran más lejos

Cienfuegos: En las industrias miran más lejos

Las inversiones materializadas en las décadas de los años 70 y 80 del siglo pasado y algunas ejecutadas con posterioridad, en dependencia de las posibilidades del país, convirtieron a Cienfuegos en un polo industrial.

Con altas y bajas, en dependencia de cómo hayan “soplado los vientos” económicos y financieros, la mayoría de las entidades han sido siempre cumplidoras. Muestra de esto fueron los resultados del 2017.

Aunque hay fábricas pertenecientes a diversos sectores, 21 colectivos están adscriptos al Ministerio de Industrias (MINDUS) y a sus trabajadores, afiliados al Sindicato del sector. Entre ellos sobresalen, por su alcance y características de las producciones que realizan, las empresas oleohidráulica José Gregorio Martínez, única de su tipo en la nación, y la de calderas Alastor, así como las unidades empresariales de base (UEB) Serviquímica, Gases Industriales y papelera Sergio González (Damují), etc.

Al finalizar el año pasado, de manera conjunta, sobrecumplieron el plan total en un 7 %, con un comportamiento aceptable en los indicadores de valor agregado, productividad y salario medio, y la mayoría registró crecimiento en comparación con el 2016. Destacó, por el volumen de la producción, la de oleohidráulica, que de 11 millones 500 mil pesos previstos, logró 11 millones 536 mil 100, para un 104,4 de ejecución.

Pero los integrantes de los colectivos quieren ir por más en el 2018 y, por tanto, miran más lejos, no solo para cumplir los planes a pesar de las limitaciones financieras y de recursos, sino también para erradicar deficiencias, como las existentes con las cuentas por cobrar y pagar en algunas entidades, y otras que tienen incidencia en la producción y la eficiencia.

El ingeniero Lisandre Hernández Viera, miembro del Comité Central del Partido y quien dirige el Consejo de Cooperación del Ministerio de Industrias en la provincia de Cienfuegos citó, por ejemplo, que hay entidades con exceso de sobrecumplimiento de las utilidades (244 % tuvo una de estas), debido a una mala planificación y pagos sin respaldo productivo.

Consideró, además, que todavía se mantienen reservas de eficiencia, recursos, ahorro y efectividad de la gestión, las que deben explotarse este año para afrontar las condiciones que estarán presentes debido a la situación económica que desafía el país.

El directivo precisó que al cerrar el 2017 había 2 millones 282 mil pesos en cuentas por cobrar y de esa cifra, 1 millón envejecidas, fundamentalmente en la entidad Gráfica Cienfuegos y las UEB Serviquímica y la papelera Damují. “No hay explicación alguna para que eso suceda, pues existe la posibilidad de reclamar, denunciar en los tribunales competentes y negociar”, afirmó.

Reto en la papelera

En la papelera Damují, ubicada en el municipio de Abreus, enfrentan un reto muy serio: el éxodo del personal calificado. A tal punto ha llegado la situación, que resultó preciso parar la planta y dejar de producir. La causa fundamental de esa emigración es que el salario no compite con el que puede devengarse en las labores de la cosecha y la zafra azucarera en el cercano central 14 de Julio.

Los trabajadores de las industrias locales están comprometidos a cumplir los planes y a elevar la calidad. | foto: Yuliet Sáez Llanes

Los trabajadores de las industrias locales están comprometidos a cumplir los planes y a elevar la calidad. | foto: Yuliet Sáez Llanes

El pasado año materializaron el plan de producción solo al 87 por ciento. Detuvieron la planta en mayo y gracias a la capacitación emergente de un grupo de jóvenes reiniciaron las operaciones fabriles en julio y las mantuvieron hasta octubre. En noviembre se manifestó de nuevo el mismo problema, al arrancar la zafra en el ingenio vecino.

Guillermo Rosell Cartaya, director de esa UEB, argumentó al respecto que no “hemos dejado de buscar alternativas, pero no encontramos aún la solución definitiva, que es lograr una fuerza laboral estable”.

Para ello resulta preciso materializar una estrategia que posibilite elevar el salario y volverlo competitivo, sobre la base de una elevación de la producción y de los indicadores de eficiencia. Es algo así como estar en un círculo vicioso, pero alguna solución existirá.

En estos momentos la planta se encuentra detenida; debe arrancar en marzo y fabricar 880 toneladas todos los meses, a fin de completar 8 mil, cantidad que hace tiempo no alcanzan en esa planta.

¿Y los trabajadores? Unos están interruptos en sus casas y otros reubicados.

Motivación

Camilo Ojeda González, secretario general del buró provincial en Cienfuegos del Sindicato de Trabajadores de Industrias (SNTI), consideró que el proceso de presentación y análisis del plan de la economía en cada colectivo debe constituir momento propicio para que los directivos, técnicos y trabajadores hagan una valoración profunda de cada aspecto y definan qué hacer para cumplir y erradicar los problemas que persisten.

Señaló que los innovadores y racionalizadores desempeñarán de nuevo este año un trabajo esencial para resolver problemas tecnológicos y realizar aportes que favorezcan el aumento de la productividad y el ahorro, y que el proceso orgánico del XXI Congreso de la CTC constituya una motivación significativa para que los afiliados y trabajadores del sector alcancen lo propuesto, sobre la base de la unidad, el compromiso y el espíritu de victoria, como está recogido en el lema central del evento.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Ramón Barreras Ferrán

Periodista del periódico Trabajadores.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *