Cienfuegos trabaja por recuperar su agricultura

El huracán Ike cambió el panorama agrícola en territorio cienfueguero. Primero el viento arrasó las plantaciones… después la lluvia inundó los campos.

 En algo más de 150 caballerías de plátano se concentran las mayores afectaciones. Se reportan unos 250 mil quintales perdidos de esta variedad.

Para evaluar la situación de la provincia y conveniar futuras acciones durante la recuperación, la Ministra de la Agricultura María del Carmen Hernández Pérez, visitó las Empresas de Cultivos Varios, Horquita y Juraguá.

Como estrategia, se preserva hasta la última planta, hasta el último racimo. Sólo algunos cientos de quintales han sido salvados.

En diálogo con un jefe de la Granja 1 de Juraguá, sitio donde se cultiva el plátano por excelencia, aseguró que “dentro de10 días estaremos recuperados, ya estamos trabajado en la conducción del plátano, procedimiento mediante el cual se limpian las plantas hijos de las dañadas”

Por su parte el Director Nacional de la Unión de Acopio, aseguró que “se esta determinado el alimento que queda municipio a municipio”

Se labora en la restitución de los semilleros afectados. Varias hectáreas de plátano catalogadas de insalvables se emplean como semillas. El objetivo es crecer en áreas de sembrados. “Estamos listos para esa tarea, tenemos los fertilizantes necesarios para ello”, explica en funcionario de la Unión de Acopio.

Horquita, conocida nacionalmente como “la tierra de la papa”, no renuncia a los planes de este año, a pesar del azote de las abundantes precipitaciones.

El director de la Empresa de Cultivos Varios de Horquita,  Gionnni Gómez, asegura que “contamos con los medios y los hombres y estamos acostumbrados a preparar la tierra a finales de septiembre y octubre”

Llovió mucho, todavía hay parcelas de boniato bajo agua, pero se trabaja en restablecer la normalidad. Como garantía se aprecia la reserva de alimentos. Precisamente la diversificación de los cultivos es una de las fortalezas del territorio.

Gómez aseguró que para finales de año deben cosecharse unos cientos de quintales de boniato y malanga. El primero, con elevados índices de rendimiento por hectárea.

Por su parte María del Carmen precisó que se está conformando un balance para que Cienfuegos entregue su aporte a otras provincias del país, seriamente dañadas por el Huracán ike.

En Cienfuegos los perjuicios no fueron severos, además debido a la rapidez del trabajo preventivo. Antes de Ike, se protegieron las seis hectáreas de cultivos tapados, cada una valorada en 18 mil dólares; también a salvo tecnología de uso y recién adquirida. Unas completamente desmotadas, donde no se pudo funcionó la iniciativa.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *