Cienfuegos venció a los Tigres de Ciego de Ávila en doce entradas

César Prieto cada vez más cerca de ser el emperador del béisbol cubano

En un trepidante juego extendido a doce entradas, del que muchas personas aseguran ha sido de los más emocionantes de los últimos años, los Elefantes de Cienfuegos vencieron a los Tigres avileños ocho carreras por siete en el estadio José Ramón Cepero y mantuvieron intacta su posición como segundos en la tabla general del campeonato cubano de béisbol.

Duro pelearon los avileños para eslabonar la que pudo ser su quinta victoria consecutiva en esta 60 Serie Nacional de Béisbol, incluso batearon cinco imparables más que la visita, pero en el deporte de las bolas y los strikes hay detalles que van más allá de los números.

En la quinta entrada los sureños le fabricaron racimo de cinco carreras al abridor Arnaldo Rodríguez merced par de inatrapables, tres boletos, uno de ellos intencional, y un error, ventaja que parecía más que suficiente para el zurdo cienfueguero Abel Campos, que hasta ese momento había lanzado cuatro buenos capítulos.

Pero como mismo ayer le sucedió a Insua en el capítulo inicial, el efecto espejo volvió a cobrar su cuota y los Tigres descontaron. La entrada la abrió Alfredo Fádraga con doblete al central, lance al que continuaron una pifia y par de boletos del zurdo, que parecía haber perdido el mando. Cuando el máscara avileño anotó la primera de tres, esta de caballito, terminó la faena de Campos.

Frente al apagafuegos todavía hicieron dos más en esa propia quinta entrada, pero en verdad, parecía controlada la rebelión de los felinos. Vaya usted a creer.

Incluso, no pocos pensaron que con la carrera de la séptima, sucia ante el de nuevo relevista Yosvany Ávalos, estaba la suerte echada, como expresaron incluso los narradores-comentaristas de Radio Surco… Pero de ahí a creerlo sería demeritar a los tres veces campeones nacionales, que armados de mucha garra igualaron a seis el marcador en el octavo.

La tercera carrera llegaría por wild picht del relevista ‘cocofante’ marcado con el No. 37 en su espalda, quien boleó intencional a Osvaldo Vázques y ya con casa repleta nuevamente de felinos, enterró la pelota para abrir las puertas de la goma al empate antes de dominar a Yoelvis Fiss en elevado a los jardines. Juego nuevo y a empezar de cero.

Entonces Yorelvis Charles trajó de nuevo a Vladimir García con la idea de defender una eventual victoria que a la postre significaba el ganador de la subserie. Y colgó el cero en el noveno, más Félix Fuentes hizo lo propio y mandó el juego a extrainning.

En el décimo, Regla Schiller mediante, los Elefantes anotaron solo una vez en el que parecía un episodio para más, pero después del cañonazo de César Prieto, su tercero de la tarde, Luis Enrique y Yusniel Ibáñez fallaron, y con bases llenas —error del camarero sobre batazo noble de Pável Quesada—, Daniel Pérez tomó ponche. Mas los anfitriones ripostaron con otra y ante el persistente empate, ahora a siete carreras, fue preciso ir al onceno.

Parecía que el triunfo le sonreiría a los anfitriones, pues Vladimir colgó el cero en ese inning. En el turno ofensivo de los locales, luego del toque de sacrificio de Abdel Cívil, el tiro del lanzador fue desviado a primera y en un corrido osado de Yander Guevara desde segunda —lo hacía en sustitución de Osvaldo Vázquez— este fue enfriado en el home. Y ahí se perdió la oportunidad de llenar las bases sin out.

Ya en el decimo segundo, los ganadores marcaron una por error en tiro del receptor Dainer Hernández a tercera base y esa resultó suficiente pues el derecho y ganador Hermes González liquidó las acciones sin problemas. Sin dudas, buen juego de pelota.

Por: 5 de Septiembre Digital

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *