Cincuenta y cinco luces para Las Bahamas

Cincuenta y cinco luces para Las Bahamas

Luego del desastre que dejó el huracán Dorian, los bahameses vuelven a las escuelas y ponen parches al dolor. Pero los maestros en Bahamas no están solos: un grupo de 55 colaboradores cubanos, pertenecientes a la brigada Félix Varela, hacen del humanismo y la voluntad un arma poderosa.

Hoy se escurren las cajas de tizas y los libros en Bahamas. De a poco, el país se sacude de los escombros para llorar a sus muertos, para mirar de frente a la esperanza y al optimismo, bajo un sol que echa sombras en casi todas las esquinas. Luego del desastre que dejó el huracán Dorian, los bahameses vuelven a las escuelas y ponen parches al dolor con esa savia especial de los que enseñan.

Pero los maestros en Bahamas no están solos: un grupo de 55 colaboradores cubanos, pertenecientes a la brigada Félix Varela, hacen del humanismo y la voluntad un arma poderosa, y llevan la luz a las islas caribeñas. Porque a Cuba no le es indiferente el dolor ajeno; porque nuestra Isla contagia el espíritu de sacar adelante la docencia a como dé lugar; porque es imperativo que los pueblos aprendan. Y esa motivación les llega a los hermanos de Bahamas, no solo en las aulas, sino en las comunidades.

Los brigadistas cubanos contribuyeron a la recuperación de las instituciones educativas y sus entornos; cambiaron la tiza y el pizarrón por instrumentos de trabajo o por una palabra de consuelo a quien perdió su casa, o a quien no encuentra a su hijo después de una semana. Doble el mérito cuando, en tierra extraña, nuestros maestros se destacaron por ser los primeros en llegar y los últimos en retirarse de las escuelas afectadas, y catalizaron, así, la apertura del año lectivo.

En ellos va la impronta de Martí y la del maestro que da nombre a su brigada. Son misioneros del alma que levantan a un pueblo avasallado por la furia de la naturaleza; hombres y mujeres que ponen en alto, limpio como un crisol, el nombre de Cuba, el concepto de internacionalismo, la voluntad eterna de nuestro Fidel.

Que el sol, entonces, comience a iluminar las aulas bahamesas, como primeras heridas que sanan. Que se sumen otras manos a reconstruir las islas de Ábaco y de Gran Bahamas. Que el mundo se haga eco de estos 55 maestros cubanos, para que la Tierra alargue sus años y sea mejor.

 (Redacción Granma)

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *