Colegio San Lorenzo, eclecticismo e historia

Colegio San Lorenzo, eclecticismo e historia

Es el edificio que quizás más erróneamente se ha calificado como expresión fuera del neoclásico; pero en realidad es ecléctico y se basa en la utilización de la línea clásica heredada del S. XIX.

Al morir el hacendado Nicolás Salvador Acea en 1904, dejó parte de su herencia para la creación de dos escuelas dedicadas a niños pobres: una de artes y oficios para varones y otra del hogar para hembras.

A mediados de la década del 20 comenzó a construirse el edificio frente al Parque Martí. La escuela del hogar Santo Tomás se inauguró en la planta alta el 1ro de octubre de 1929 y la de artes y oficios San Lorenzo unos tres años después.

El lugar pasaría a ocupar por siempre un lugar en la historia patria durante el levantamiento revolucionario del 5 de Septiembre de 1957.

El frontón triangular está totalmente trabajado con motivos alegóricos a la próspera ciudad de Cienfuegos, presenta al centro un escudo local flanqueado simétricamente por la figura del comercio, la industria, la agricultura, las ciencias, las artes…, de ellas, las dos mayores se encuentran a ambos lados del escudo, dos niños sentados y dos acostados de acuerdo al cierre del ángulo a cada lado. En el acceso existente por la calle Santa Isabel se ha usado un pequeño frontón circular como guardapolvo.

La construcción del Colegio fue proyectada por el Ing. Jorge Lafuente, cuyo trabajo fue escogido después de un concurso al efecto, se construyó en 216 días. Ocupó el espacio de la antigua sede del Liceo de Cienfuegos y de la casa de la familia Acea.

El monumental edificio tiene 42.1 metros de ancho por 46.23 metros de fondo, e incluyendo el patio, el área ocupada asciende a 1290 metros cuadrados. Por la posibilidad de ser admirado desde excelentes y diferentes puntos de vista, el inmueble no deja margen a dudas en el turista: en bajo relieve en el alquitrabe se repite el nombre del colegio en letras grandes (al igual que en el Asilo), mientras un frontón triangular, igualmente parecido al del Asilo, ahora fue decorado con jóvenes de diferentes profesiones, en alusión al carácter vocacional de la escuela, y probablemente en recordación del hijo, Lorenzo Acea, muerto en la juventud.

Todo el conjunto está otra vez soportado por cuatro columnas del mismo orden dórico, y dos voluminosas columnas cuadradas en los extremos, esta vez de algo más de 5 metros de altura.

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *