Combate de “El Uvero”: respuesta moral y política del naciente Ejército Rebelde

Combate de “El Uvero”: respuesta moral y política del naciente Ejército RebeldeLuego de un recorrido por nuevas regiones de la Sierra Maestra que concluyó en el Turquino, la montaña más alta de Cuba y tras duras jornadas, el reorganizado Ejército Rebelde se situó en las inmediaciones de “Pino de Agua” y la zona de los aserríos de Babún. Allí se culminaron los preparativos necesarios para atacar el cuartel de “El Uvero”, el 28 de mayo de 1957.

El cuartel de “El Uvero” estaba situado a la orilla del mar, siendo necesario atacarlo por tres puntos solamente, para tomarlo. A pesar de la forma sorpresiva del ataque, este duró más de 2 horas y 45 minutos, desde el primer disparo hasta  que se logró tomar el cuartel.

Con el disparo de Fidel, que era la orden de abrir el fuego, todos los rebeldes avanzaron sobre los objetivos que les habían sido fijados. Tuvieron una participación destacada en este combate entres otros jefes rebeldes: Che, Raúl,  Almeida, Guillermo García y Luís Crespo.

En esta acción las fuerzas rebeldes tuvieron seis sensibles  bajas: Moll, Nano Díaz Vega, “El Policía”, Julito Díaz y Eligio Mendoza. Así mismo hubo varios compañeros heridos, que hacían un total de 15 compañeros fuera de combate.

Las tropas de la tiranía tuvieron 19 heridos, 14 muertos, 14 prisioneros más seis que se escaparon, lo que hace un total de 53 hombres.

Dijo el Comandante Che Guevara de esta batalla: “… El resultado político de la batalla fue extraordinario, por haberse celebrado en uno de los pocos momentos que vivió la isla – después de la invasión del Granma – en que no había censura de prensa toda Cuba habló de “El Uvero”.

“En mayo de 1963, el comandante Efigenio Ameijeira  entrevistó  al ex teniente del ejército de la dictadura, Pedro Pascual carrera Pérez, el cual mandaba la guarnición de “El Uvero”.

Fidel Castro dirigió este combate directamenteEste declaró: “… había que convenir en que las huestes rebeldes tenían necesidad, a toda costa, de tomar “El Uvero”.Era un compromiso moral y un compromiso de disciplina de las tropas rebeldes. Había que hacerlo. No sé si sería por el caso del Corintia (que aquellos sí lo sabían, mientras que yo no, porque aquello esta completamente aislado)  o por la moral que había en el grupo capaz de destruir lo que se le pusiera al frente. No importaba los hombres que lo combatieran, su moral, decisión y valentía los llevaba al triunfo definitivamente. Así es que allí no se podía decir triunfaron por casualidad, sino que triunfaron por su valentía, coraje y decisión”.

En “El Uvero” quedó, en efecto, indirectamente vengado el salvaje asesinato de aquellos hombres que por la costa norte de la provincia de Oriente, el 23 de mayo de ese año, habían desembarcado con el propósito de ayudar a liberar a su patria  de las cadenas que la ataban a la opresión imperialista. Los muertos del “Corinthia”- expedición probablemente delatada desde la salida de Miami- fueron definitivamente vengados cuando fue ajusticiado por el Movimiento 26 de Julio, en Holguín, el vil asesino de la tiranía, Fermín Cowley.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *