Conservan en Cienfuegos único Museo de plantas medicinales de América Latina y el Caribe

Conservan en Cienfuegos único Museo de plantas medicinales de América Latina y el Caribe

El único Museo de plantas medicinales de América Latina y del Caribe se encuentra en la serranía de la provincia de Cienfuegos. En el sitio aseguran la reproducción de varias especies y se provee de ejemplares a otras parcelas del país. El lugar enamora entre otras cosas por el silencio y la tranquilidad que lo rodea.

Creado hace más de 30 años por iniciativa de Enrique Otero y el comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en la década de los 90 esta finca sirvió de banco de germoplasma para las que existen hoy a lo largo del país y actualmente deviene referencia de la medicina natural y tradicional en nuestro continente. El sitio posee más de 300 hectáreas donde se cultivan 469 especies de plantas medicinales y maderables. A partir de la escritura de las memorias del Gallego Otero y de sus experiencias como científico popular surgió la idea de fundar el único museo de plantas medicinales de América Latina y El Caribe. Al respecto Rodolfo Arencibia, Director Nacional del programa de medicina natural, expresó: “El museo atesora una experiencia dentro y fuera del país, toda la experiencia que va desde la parte agrícola hasta el producto en farmacias. Internacionalmente la experiencia que existe se recoge aquí, uno de los pocos que existen en el mundo reconocidos. Realmente la figura del Gallego es esencial porque fue la base del desarrollo aquí existente”.

Rafael Games, Director comercial y de negocios, Centro Nacional de Investigaciones Científicas, aseguró: “La obtención de nuevos productos naturales tienen una mirada hacia el pasado, a qué se usó en décadas anteriores. En ese sentido Otero fue todo un maestro, científico natural y pienso que es un lugar del que hay que tomar”. Heredera de la sabiduría y el amor por la naturaleza de su padre Tania Otero encabeza la institución que aboga por la protección del medio ambiente en un ecosistema conservado. “El personal técnico se dedica al rescate de estas especies, sobre todo las endémicas de Cuba. Este es un proyecto que hemos iniciado para tratar de traer hasta este sitio, por el microclima que tenemos, la gran mayoría de las plantas de nuestra flora cubana”. “Realmente pudiéramos estar mucho mejor porque estamos afrontando problemas con la conservación de las piezas museables. Principalmente por el deterioro de la casa expositiva y del almacén de las piezas. Por todo esto estamos midiendo constantemente los niveles de humedad y tomando medidas preventivas para que no sean dañadas estas colecciones”. “El equipo técnico está muy enamorado del proyecto, la mayoría trabajó directamente con el gallego y aprendieron mucho de él. Aquí se sigue trabajando con el saber tecno productivo del gallego, con su amor”. Cada año llegan hasta la finca del gallego otero cientos de personas de Cuba y del Mundo en busca de alivio para enfermedades o simplemente para conocer de cerca la obra de un hombre común, que tenía en sus manos un don excepcional.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Regla de la Caridad Abreu Gainza

Licenciada en Periodismo. UCLV 2016. Periodista del Telecentro Perlavisión.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *