Crearte despierta sentimientos por la paz, el buen espíritu y la dignidad humana

Crearte despierta sentimientos por la paz, el buen espíritu y la dignidad humana

A cinco años de constituido un proyecto infantil, perduran los objetivos de sus creadores. Crearte acumula experiencias de trabajo y de vidas a favor del bienestar humano.

No hizo falta la luz eléctrica para que todo saliera. Tienen tanta claridad en lo que proyectan que nada les detiene por cumplimentar los sueños. Así lo demostraron durante la jornada previa al gran día de la puesta en escena para la que trabajaron incansablemente.

Y sucedió tal como fue concebida, la nueva propuesta que llevaron a escena trasmitió un sinnúmero de emociones. Como esencia del espectáculo realizaron un interesante abordaje sobre el tema de los sentimientos ante el difícil manejo de la educación que hoy confronta la familia cubana.

Mientras revelaron al espectador las conductas que pueden ser valederas cuando se asumen   erróneas interpretaciones en determinados contextos de la sociedad actual. Sobresalen entre las novedades del proyecto comunitario el trabajo en tres grupos etarios afines y la actuación sorpresiva de algunos padres, quienes son indispensables en los resultados que logra este colectivo.

Ana Margarita López, coordinadora del proyecto, dijo sentirse satisfecha aunque confesó que siempre constituye un reto.

“En la siguiente etapa de trabajo no es difícil moverse del tema que actualmente desempeñamos. El amor volverá a ser eje principal como sentimiento y fuerza que mueve la tierra, en aras de potenciar la expresión oral, la memoria y expresión corporal según lo que representemos en canciones, bailes y el teatro”.

Luis Alberto Mas Sosa alegó sentirse muy bien desde que ayuda a Crearte pues entendió que es un proyecto maravilloso donde se acepta a todos los niños que deseen formar parte del colectivo.

“Aquí no importa si no tienes vocación para el arte. Se exige mucha disciplina y responsabilidad para formar personas con mejores valores. Apoyo en lo que haga falta desde el punto de vista logístico y también en el diálogo con las familias tan importante para el desempeño de los niños y niñas.

Al decir de Jessica Capote, profesora de teatro, los adolescentes tienen sus características y eso hay que saber manejarlo. Un romerillo en la cabeza fue la obra elegida del libro “Teatro para niños” por la relación que guarda con la temática de los sentimientos.

Los estudiantes lograron llevar a escena lo previsto, para ellos sirvió como una preparación y ayuda en pos de enfrentar la etapa que viven. Voz y dicción, expresión corporal fueron algunas de las clases que en breve tiempo debieron recibir antes de subir al escenario.

La joven actriz manifestó estar a gusto con lo que los chicos hicieron para mostrar al público, ello fue también la posibilidad para vencer muchos de los miedos que tienen durante la adolescencia.

Adriana Rodríguez, graduada de los niveles medio y elemental en flauta y profesora de la especialidad música, señaló que en esta ocasión las expectativas han sido bien altas por la manera en se adoptaron las estrategias de trabajo. Aunque siempre laboran con mucho amor, la planificación del quehacer por edades facilitó el proceso de enseñanza- aprendizaje.

Según Luis Martín, padre de una integrante del grupo, el valor está en la favorable atmósfera emocional que se crea día a día. Un ambiente que lo fomenta el mismo eslogan de CREARTE, de crear mejores personas a través del arte y no esencialmente artistas.

Dijo la madre de Natalie Dorado que su niña desde los cuatros años de edad forma parte del proyecto y actualmente sigue siendo la más pequeña. “Me gusta mucho porque les enseñan aspectos muy valiosos para la vida. La familia apoya pero indudablemente ellos fomentan los valores que serán imprescindibles para el actuar de cada uno de los chicos y adolescentes que integran Crearte”.

A Chavely Martín siempre le agradó mucho el teatro, pero en este primer ciclo le correspondió transitar por la danza que inicialmente agrupó a los niños de ocho a diez años. Sin embargo creyó muy satisfactoria la etapa de entrenamiento que tuvo en la manifestación. Expresó su agradecimiento con el trabajo que realizaron porque se sintió muy apoyada por quienes le acompañaron en la escena.

La propuesta que desarrollaron durante el primer ciclo de trabajo tuvo el propósito de potenciar el desempeño actoral de los adolescentes, con el ánimo de ayudarles en sus necesidades individuales a favor del bienestar psicológico y físico.

Fueron tres meses de continua preparación y exigencias en el orden personal de cada integrante para concretar la obra. De tal manera lo consiguieron, porque volvió a imponerse el valor del ser humano tal y como es, a pesar de tener o no cualquier aptitud artística como una cualidad inherente a la personalidad.  Premisa que defienden, de ahí que continúan en la búsqueda de lo que, esencialmente, hace falta para vivir de una manera sana y digna, por eso llevan a las tablas sabias propuestas artísticas en función de fomentar el buen espíritu, la paz, el patriotismo y la amistad. Se puede decir que Crearte consolida su obra, la evidencia está en la felicidad y el bienestar que experimentan amigos e integrantes del proyecto.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Mayelín del Sol Santiago

Licenciada en Educación. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *