¿Crisis del capitalismo o crisis global?

¿Crisis del capitalismo o crisis global?El pánico financiero en EEUU está provocando olas que amenazan con hundir todo el mundo y fue reforzado hace poco por el propio Presidente Bush con su programa de rescate financiero. Este acontecimiento está transformando rápidamente la conciencia de millones y afecta ahora a las grandes trasnacionales y a los pequeños estados por igual.

En los propios Estados Unidos la federación sindical “Central Labour Council”, de Nueva York movilizó a unos mil trabajadores, incluidos muchos obreros de la construcción, metalúrgicos, peones, fontaneros y trabajadores de la calefacción, además de profesores, trabajadores municipales y otros sectores. El objetivo de la manifestación, convocada con menos de dos días de antelación, era protestar contra el plan del presidente destinado a sacar de apuros a Wall Street con una ayuda de 700.000 millones de dólares de dinero público.

Este acontecimiento representa el inicio del cambio en la conciencia de la clase obrera americana que ahora ve sobre sus hombros la carga financiera y la crisis de Wall Street. Pero nos sólo en EEUU hay cambios.

Lo que ha ocurrido en los mercados financieros durante estos últimos meses no tiene precedente en la historia reciente. Los mismos economistas burgueses, que anteriormente negaban la posibilidad de una recesión, ahora hablan de la crisis más seria desde el 29. Alan Greenspan, antiguo presidente de la Reserva Federal norteamericana, ha descrito la actual crisis financiera como probablemente “única en un siglo”.

En realidad, la crisis o recesión, como quieran llamarla, tiene su origen en condiciones objetivas. El ascenso y la caída de la confianza del inversor y el ciudadano medio refleja las condiciones reales, pues ninguno quiere invertir en un mercado inflacionario y con una economía respaldada por una guerra perdida.

El gobierno del Norte ha intentado frenar la crisis inyectando dinero al mercado y comprando las empresas en quiebra. En los últimos meses, AIG, Bear Stearns, Fannie Mae, Freddie Mac, Lehman Brothers y Merrill Lynch, empresas antes consideras demasiado grandes como para que fracasaran, todas han entrado en bancarrota y después fueron “rescatadas” por el gobierno, o nacionalizadas.

Las estimaciones de los economistas son alarmantes. Hace seis meses, el Fondo Monetario Internacional calculaba las pérdidas del sector financiero en más de 1 billón de dólares y pronosticaba una profunda recesión de la economía global. Ante la crisis surgen soluciones milagrosas, como el Rescate Financiero o la supervisión de la economía por parte del Estado, principio negado por el neoliberalismo desde siempre. Mientras tanto, los mercados continúan con su caída y nadie puede pararlos.

Es bastante asombroso ver a los antiguos defensores de la santidad del libre mercado llorar ahora por la intervención del gobierno para que salve al mercado de sí mismo.

La actual crisis financiera, que hace mucho fue pronosticada por los marxistas, es el resultado directo del largo período de especulación incontrolada que provocó la mayor burbuja financiara de la historia. Al final esta crisis está afectando a los grandes capitalistas, pero también a aquellos más pobres que viven de las migajas de Wall Street.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *