Crisis económica pica y se complica

Crisis económica pica y se complicaLa noticia la aportaron diversas agencias de prensa internacionales. Leamos: “Miles de manifestantes europeos realizan protestas en varios países, entre ellos Bélgica, Grecia, Italia, Irlanda, Letonia, Francia, Portugal y , contra los recortes públicos, las medidas de austeridad y las reformas laborales”.

Harto elocuente: si tales protestas acontecen en naciones del llamado primer mundo. ¿Qué esperanzas pueden vislumbrar quienes habitamos en el tercer peldaño?

Mientras en Europa los trabajadores protestan contra los dictados ascéticos de gobiernos en esa latitud y tratan de evitar los peligros de que la crisis engrandezca y sobrepase cálculos, para las naciones pobres apenas les resta esperar por las posibles soluciones de los más solventes en el ánimo de paliar los raídos estómagos de millones de seres humanos del denominado Sur.

Sindicalistas temen que la soga parta, como siempre, por lo más débil y quienes sudan la camisa se conviertan en las mayores víctimas de esta crisis económica que pica. y se extiende, la cual fue desencadenada por banqueros y comerciantes, con Estados Unidos a la cabeza.

Cuba no está ajena a tales realidades. Las vive a diario y debe de hacer malabares para el sostenimiento de la economía sin lacerar los principales logros de la Revolución en este medio siglo de existencia, entre los que sobresalen salud, educación y seguridad social.

Desde la sede en Naciones Unidas, en el contexto de la reunión ministerial del Grupo de los 77 (más China), se alzó la voz de la antilla mayor para esbozar que las posibles soluciones a las problemáticas que encara la humanidad no pueden centrarse en elites, y sí deben ser objeto de análisis en el seno de la ONU.

El vicetitular de exteriores cubano, Abelardo Moreno, al hablar ante el foro explicó cómo el número de hambrientos en el mundo -incluye hasta la muerte–crece por días y su reflejo más cruel se manifiesta en el segmento de los niños menores de cinco años.

Por doloroso que resulte esa cifra, es apenas pincelada ante los desastres globales que viven decenas y cientos de millones de seres humanos en el mundo que, cada noche cuando cierran los ojos, no saben cómo amanecerán a la mañana siguiente.

Amén de tal calamitosa situación económica y los desastres ambientales, hace par de meses apareció sobre el entramado global el peligro de la guerra nuclear. Es decir, que pendemos del hilo de cualquier decisión descabellada.

Alguien ha dicho, con sobradas razones, que es el peor momento por el cual transita el mundo.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *