Cuando la indolencia arriesga la vida

Incendio ForestalEn 2005 la indolencia de los ganaderos en áreas de la premontaña del municipio de Cumanyagua originó el mayor incendio forestal de los últimos 10 años.

Cuando rompió el día ya el jeep andaba cuesta arriba. Éramos el mismo equipo de reporteros de montaña de siempre, buscando historias en esa zona privilegiada de la geografía cienfueguera. Ese día encontramos una, y de las buenas.

El sol apenas comenzaba a calentar cuando llegamos. Y no lo hace mucho en Crucecitas, este poblado ubicado a casi 400 metros de altura sobre el mar, y que ofrece desde uno de sus flancos una vista panorámica del llano como no se encuentra en ningún otro asentamiento del Macizo Guamuhaya.

Nos reunimos en la sala de video. Y los uniformados de verde, con una pequeña identificación sobre el hombro que los decía miembros del Cuerpo de Guardabosques comenzaron su disertación sobre causas y estrategias para reducir los incendios forestales.

No se reporta ninguno considerable desde el 2005. y qué pasó ese año, pregunté más por oficio que por adivinar en el tono del Jefe de guardabosques el circuito de montaña el tono de una experiencia estremecedora.

Más tarde me acerqué a este hombre que pasa los cuarenta y que ya sabía de mi interés. Durante unos minutos se que mirando a una elevación boscosa, vecina a la nuestra  y, luego inesperadamente, sin que mediaran preguntas comenzó su relato.

“Ese incendio comenzó con una pequeña candela dentro de los pastizales de los pecuarios. Era una catástrofe…. una candela que nunca nadie había visto.”

Recuerda el sonido de los camiones en silencio que rompe otra vez para compartirme su memoria. “Muchos camiones del municipio de Cumanayagua subieron hasta la comunidad del Túnel, donde se produjo el siniestro. Tantos como no habíamos visto antes, la Empresa Agropecuaria municipal tuvo que enviar camiones también; y había alrededor de trescientas personas. Se espera que el incendio pudiera llegar a lo más alto de la montaña.”

Pero esos medios no fueron suficientes me cuenta. “llegaron los helicópteros, pero tampoco fueron capaces de evitar el incendio y este, por el contrario se fortaleció. La candela subía por la copa de los árboles hasta que llegaba al final y entonces volvía hasta abajo con un ruido estremecedor, muy parecido a un ciclón.”

Para contingencias de este tipo se crea un puesto de mando en la montaña y desde ahí hubo que demandar la asistencia de las avionetas a la provincia de .

“Había 4 avionetas bombardeando agua. Los integrantes del cuerpo de de guardabosques que se encontraban trabajando en la extinción del incendio se mojaban, por que cuando las avionetas bombardean el agua es como un aguacero muy, muy fuerte. Y aquello era terrible: el agua, el calor insoportable…”

Uno de los protagonistas que contribuyó a eliminar ese gran incendio“Finalmente eso fue lo que pudo sofocar el incendio. Nosotros valoramos aquello como un incendio de copa de los pocos que han ocurrido dentro de la provincia y una catástrofe. El daño  fue profunda para las especies de la región, kilómetros de suelos quedaron afectados y toda la vegetación del área. ”

“Ese incendio ardió durante siete. La negligencia de los ganaderos que no acudieron a sofocarlo cuando a penas eran llamas fue lo que permitió este siniestro.”

Y de pronto queda en silencio el jefe de guardabosques del circuito de montaña y le adivino en la expresión del rostro el recuerdo de estar parado frente a las llamas. Y luego, me percato que los colegas se habían congregado en silencio a nuestro lado.

Luego del suceso, al estrategia adoptada territorialmente a reducido a cero el número de estos hechos en el Macizo Guamuhaya.

De regreso a la ciudad, en este viaje de aproximadamente cincuenta kilómetros, vemos vegetación rala chamuscada por candelas recientes que no llegaron a trascender.

Teníamos nuestra historia, pero las palabras el guardabosques habían logrado impactarnos profundamente. Por consenso en que no mediaron muchas palabras nos supimos admirados por estos hombres que aparecen en los bosques cuando la indolencia amenaza la vida.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *