De casta le viene al galgo

Familia Figueredo: De casta le viene al galgoLa familia Figueredo, es una figura emblemática de la oralidad cienfueguera, cultivadora de la más genuina de nuestras expresiones poéticas, capaz de transmitir de generación en generación costumbre, sentimientos y tradiciones.

{xtypo_quote_right}“Para mi la poesía es
una flor perfumada
es un sol una mirada
y el cuerpo de una bahía
es una fotografía
que muchos quieren hacer
y muchos logran poder
hacer el mejor retrato
no hay que ser un literato
para una décima hacer”.

Arnaldo Figueredo.{/xtypo_quote_right}

El apellido es el tronco madre, de una familia que tiene en la décima campesina sus más profundas raíces, entonces viene a la memoria la sentencia de la intelectual  Mirta Aguirre… ella nació primero y nuestro pueblo después.

“Lo que más yo amé en mi vida fue a mi vieja, así mismo quiero a la poesía, ella es mi alma, asegura Arnaldo, pilar de la controversia improvisada, quien se distingue como un excelente narrador por la gracia innata para decir las cosas y, por la facilidad y rapidez para contestar e hilvanar el diálogo”, nos dijo Arnaldo.

La más criolla de las composiciones poéticas cubanas, encuentra espacio cada mañana de domingo en el parque Villuendas de la ciudad de Cienfuegos y en el vemos toda una tradición familiar, que se reúne junto a otros poetas para protagonizar la más longeva  de las Peñas de su tipo en el país, fundada en 1930.

“Creo que lo heredé de mi abuelo Antonio Figueredo y de mi abuela Tomasita, mis hijos, mis nietos y mis sobrinos también tienen esa facilidad, fíjate mi nieto de tres años, no improvisa pero se sabe muchas de mis décimas, dice sonriente Arnaldo, a quien se le respeta en país cuando de controversias se trata.

“Mira a mi lo que más me gusta es la controversia porque da luz al poeta, si ustedes no tiene mucho en ese momentos, dice apuntándose a la cabeza, te posesionas de lo que te ofrece el otro, es como dos gallos enfrentándose poéticamente y, si no estas bien preparado quedas mal parado”.

Junto a él cada domingo van al reencuentro con la tradición sus sobrinos, entre ellos Rodolfo Figueredo. “La poesía está en el ADN familiar, pero a mi me gusta la disertación, es decir escoger un tema y hablar de el, a mi me gusta soñar, evitar los choques, pero a mi tío Arnaldo ¡que va! ese es un gallo guerrero, y lo respetan en toda Cuba, yo recuerdo una buenísima que tuvo junto a Tomasita Quiala.

Cada mañana de domingo, una tradición, una cita con la música campesina en pleno entorno citadino.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *