Del fracaso de una política y de políticos de reacción lenta

El bloqueo no solo afecta a los cubanos sino también a los norteamericanosTras un informe realizado por sus asesores, el Senador republicano Richard Lugar promovió un replanteamiento de la política exterior de Estados Unidos hacia Cuba. Lugar manifestó que el embargo confiere a nuestro país la excusa para justificar las “penurias”; y, aunque no pidió levantar el bloqueo, sí la autorización de viajes y las remesas.

El embargo tiene varias debilidades, argumentó el senador de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.  Contraviene la postura de otros países de América Latina respecto a un mayor acercamiento con Cuba e impide la cooperación con la isla en asuntos de interés mutuo como la migración y la lucha antinarcóticos.

Cuesta creer la tardía reacción de los políticos norteamericanos al más alto nivel. 47 años desde que comenzaron estas sanciones contra nuestro país y ahora  para descubrir como por arte de manzana caída, una verdad sabemos el pueblo cubano, el norteamericano y otras 162 naciones que durante 17 años han repudiado el Bloqueo en las sesiones del la ONU.

El informe plantea que el análisis se produce en momentos en que diversos grupos cívicos y líderes académicos del país también presionan a favor de la flexibilización de las restricciones de viajes y de remesas a la isla. “Desde académicos hasta granjeros, cubanoamericanos y organizaciones religiosas, proveedores de servicios de viajes, artistas y ciudadanos comunes, todos están sufriendo bajo las restricciones estadounidenses”, se quejó el Grupo de Trabajo sobre América Latina.

Habría sido fácil conocer anticipadamente estas debilidades; a los empresarios estadounidenses que afectados por la imposibilidad de los intercambios económicos con la Mayor de las Antillas.

El Gobierno de Estados Unidos llegó al extremo de multar a la Alianza de Iglesias Bautistas, alegando que algunos de sus feligreses “hicieron turismo” durante una visita con fines religiosos a Cuba. También  prohibió a las compañías norteamericanas proveer servicios de Internet a Cuba. Por lo tanto, si desde Cuba se intenta acceder a los servicios del Google Earth, como hacen millones de usuarios cada día en todo el mundo, se recibe como respuesta que: “Este producto no se encuentra disponible en su país”.

Más de 30 países se vieron afectados por las disposiciones extraterritoriales de la política de bloqueo contra Cuba.

– El 28 de julio del 2006 le fueron aplicadas al Banco “Netherlands Caribbean Bank”, de Antillas Holandesas, las regulaciones del bloqueo, incluidos el congelamiento de cuentas en Estados Unidos y la prohibición de cualquier transacción de ciudadanos y entidades norteamericanas con dicho Banco.

– El 4 de mayo del 2007, la empresa británica PSL Energy Services fue multada con 164 mil dólares por exportar a Cuba equipos y servicios para la industria del petróleo.

– Tampoco los compresores marca Sabroe pudieron ser exportados a Cuba, después que la compañía danesa que los produce fue adquirida por una empresa norteamericana.

– La multinacional norteamericana General Electric adquirió a la compañía finlandesa Datex-Ohmeda. Sólo hasta ese día Cuba pudo seguir comprando los excelentes equipos de anestesia y monitorización multipropósito, fabricados en Finlandia, que adquiríamos tradicionalmente.

– Cuando el Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos de Cuba trató de comprar a la compañía japonesa Shimadzu un espectrofotómetro infrarrojo, encontró que ello estaba prohibido por el bloqueo, pues ese equipo tiene más de 10% de componentes norteamericanos.

– La compañía alemana Basf AG no pudo vender un producto herbicida a Cuba, ni desde Alemania ni desde sus sucursales en América Latina, porque el ingrediente activo es de origen norteamericano.

– Desde que, a fines del año 2006, la compañía de cruceros española Pullmantur fue adquirida por la norteamericana “Royal Caribbean”, el crucero Holiday Dream, propiedad de la primera, tuvo que suspender sus operaciones en Cuba.

– En diciembre del 2006, la gerencia del Hotel Scandic de Noruega, que había sido comprado en marzo del 2006 por la cadena hotelera norteamericana Hilton, canceló las reservaciones que una delegación cubana había hecho para alojarse durante una feria internacional de turismo. Ello provocó un gran escándalo y un generalizado rechazo de la opinión pública noruega.  Pero lo más increíble estaba por venir: la vocera del Grupo Hilton en Londres anunció públicamente, oigan bien, señores delegados, que dicha cadena prohibiría la estancia de cubanos en todos sus hoteles alrededor del mundo, pues de lo contrario estarían sujetos a multas o podrían ir a prisión según las leyes del bloqueo.

Pero el episodio más notorio ocurrido este año respecto al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba fue, sin dudas, la guerra sin cuartel librada por el Departamento del Tesoro norteamericano contra las relaciones de Cuba con instituciones financieras y bancarias de otros países.

En el último año, más de una veintena de bancos de diversos países han sido groseramente amenazados a fin de interrumpir cualquier tipo de relación o transacción con Cuba. Por comprensibles razones, no puedo dar a esta Asamblea más información sobre un tema tan sensible, pues facilitaría con ello la obsesiva persecución de las agencias norteamericanas dedicadas por entero a esta innoble tarea.

El bloqueo ha costado a la Isla más de 89 mil millones de dólares, que al valor actual del dólar significan más de 222 mil millones de dólares. Cuba ha estado actualizando la cifra durante casi medio siglo; y no ha dejado de manejarla públicamente en escenarios internacionales.

Los niños cubanos han sido especialmente lacerados por el bloqueo que el presidente Bush ha prometido reforzar.

Los niños cubanos no pueden recibir el anestésico inhalatorio Sevorane, de la compañía norteamericana Abbott, que es el mejor para la anestesia general pediátrica. Tenemos que usar sustitutos de menor calidad. El presidente Bush lo explicará seguramente diciendo que esos niños cubanos son “víctimas colaterales” de su guerra contra Cuba.

Los niños cubanos aquejados de arritmias no pueden ya recibir marcapasos que la empresa norteamericana Saint-Jude nos vendía. Fue muy fuerte la presión de la Oficina de Control de Activos Extranjeros, y Saint-Jude se vio obligada a romper con Cuba.

El Gobierno de Estados Unidos impide a Cuba participar en la Feria del Libro de Puerto Rico. Bloquear la participación de escritores y editores cubanos en una Feria del Libro es un acto bárbaro.

Los hoteles de las cadenas norteamericanas Ritz, Carlton, Hilton y Marriott recibieron instrucciones del Gobierno de Estados Unidos de cancelar los contratos a los músicos cubanos que trabajaban temporalmente en sus hoteles en todo el mundo. Sólo si se mudándose a Miami, se declarándose admiradores de esa política y se arrepintiéndose de haber vivido alguna vez en Cuba, podrían volver a ser contratados.

La prensa nacional ha divulgado los esfuerzos hacia el desarrollo, que ahora encuentran un  sólido apoyo en proyectos de integración regional como la Alternativa Bolivariana para las Américas.

En menos de un mes, alrededor de doce mandatarios de estados vecinos han visitado Cuba para reafirmar lazos de amistad y ratificar convenios de colaboración.

Así que resulta una verdad de Perogrullo, tardía, reitero, e inevitable la conclusión del informe: “Después de 47 años, sin embargo, el embargo unilateral contra Cuba ha fracasado en su declarado propósito de llevar la democracia al pueblo cubano… debemos reconocer la ineficacia de nuestra política actual y tratar con el régimen cubano en una.”

Claro que está mal formulada la conclusión por para los cubanos llegó la verdadera democracia el 1 de enero de 1959, con el triunfo de la Revolución Cubana. Dicho con las palabras de Lugar “La política exterior de EEUU contra Cuba ha fracasado.”El Grupo de Trabajo sobre América Latina (LAWG, en inglés) tiene programado un “día de consultas” el 5 de marzo para exigir un cambio en la política hacia Cuba.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *