Delfinario de Cienfuegos: un refugio muy saludable y protegido

Delfinario de Cienfuegos: Un refugio muy saludable y protegido

El Delfinario de Cienfuegos no solo es un refugio seguro para los nobles mamíferos marinos llamados nariz de botella, también es un sitio muy saludable y protegido para su visitantes, lo que hace que se arraigue en la preferencia de turistas nacionales y extranjeros.

De cómo se organiza cada jornada en ese enclave marino para no dar entrada a la COVID-19, y mantenerse como instalación certificada por el programa Turismo más Higiénico y Seguro (T+HS), nos cuenta María Luisa Hernández Vega, administradora del delfinario cienfueguero.

Los clientes que llegan más temprano a la instalación, perteneciente a la Empresa Extrahotelera Palmares, son aquellos con reservaciones para los pasadías del Parque Acuático Inflable, insertado dentro de las opciones del propio delfinario, dijo.

Hernández Vega contó que los cientos de visitantes son recibidos en la puerta con la aplicación de todo un protocolo de medidas de enfrentamiento a la COVID-19.

Primero les damos una explicación sobre cómo funciona el parque, y luego hacemos la desinfección de las manos, del calzado según cruzan sobre los pasos podálicos, y todos están obligados a usar las mascarillas. También se observa que no entren personas con síntomas catarrales, ni con fiebre, añadió.

Hernández Vega comentó que luego de arribar a los predios del enclave, los visitantes realizan el pago de su estancia y un dependiente ubica a las familias o grupos de amigos en las mesas -bien separadas para mantener el distanciamiento físico-, donde pueden efectuar las meriendas, almuerzos o simplemente jugar dominó.

Para acceder al área inflable hay dos vías, y el lugar para recibir los chalecos protectores, donde deben volver a desinfectarse las manos, bajo la supervisión de los salvavidas, indicó la directiva.

Recorrer el parque una y otra vez es medir destreza y fortaleza para los más jóvenes y chicos, que pueden permanecer allí hasta las cuatro de la tarde.

Por su parte, la entrada al show de los delfines tiene dos horarios, 10:00 am y 2:00 pm, excepto los miércoles que es el día de descanso para los trabajadores del local.

A la entrada del espectáculo igualmente se cumplen las medidas higiénicas sanitarias, y las gradas se encuentran señalizadas para mantener la distancia entre quienes disfrutan a los delfines Perla y Oceany, y la más pequeña de  la familia,  Malú, nacida en el delfinario de Cienfuegos, y apenas en su primer año de vida.

En el área de baño con delfines tienen establecido también  los procederes de enfrentamiento a la pandemia, como requisito para acceder a esa zona.

Miles de personas se dan cita en la instalación que comulga con el Medio Ambiente, con el entorno marino y con la protección de sus trabajadores, en especial con quienes visitan a diario ese centro de esparcimiento con casi 20 años de funcionamiento.

El Delfinario de Cienfuegos es uno de los primeros de su tipo en Cuba, situado a poco más de 15 kilómetros de la ciudad de Cienfuegos y cercano a los hoteles Faro Luna, Rancho Luna y Pasacaballo.

Por: Ministerio de Turismo de Cuba.

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *