Derecho a la información es también un derecho humano

Derecho a la información es también un derecho humanoHace un tiempo un estudio de la firma de investigación Gartner arrojaba que la cifra de ordenadores en todo el mundo supera ya los 1000 millones de unidades. Abundaba la investigación que esta cantidad aumentará grandemente si se mantiene el ritmo de crecimiento actual y agregaba que con un crecimiento estable del 12%, en 2014 se superarían los 2000 millones de unidades.

Los Estados Unidos encabezan la lista con un 38,8 % de esa cantidad con una cifra cercana a los 400 millones de ordenadores; le sigue Europa con el 25%, mientras que tan sólo el 11,7% se han dirigido hacia la región de Asia-Pacífico.

Mientras, los países desarrollados, que solo representan el 15% de la población mundial, poseen cerca del 60% del total de esos 1000 millones de ordenadores personales.

En cuanto a los más grandes servidores de acceso y alojamiento de Internet la cifra también es alarmante. De los 14 servidores más grandes, 9 se ubican en Estados Unidos, 1 en Canadá, 2 en Europa y 2 en Asia. Definitivamente el dominio de Internet en cuanto a conectividad y disponibilidad de máquinas computadoras es de los países más desarrollados y con menor por ciento de población a nivel global.

Hago esta reflexión previa porque me viene a la mente las declaraciones del Ministro de Relaciones Exteriores cubano en la reunión de Ministros de Comunicación del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), que se celebra en Isla Margarita, Venezuela. Felipe Pérez Roque, en su discurso de apertura, se pronunció por la necesidad de impulsar propuestas comunicacionales que contribuyan a la democratización de la información y posibilitar el acceso de los ciudadanos de los países más pobre a las fuentes y medios de información, entre los que se encuentra Internet.

Durante el encuentro de los miembros de MNOAL, organización que agrupa a 118 países, las delegaciones asistentes debaten sobre los retos y propuestas para la difusión objetiva de la voz de los pueblos del Sur, que se ven perjudicados por las políticas informativas de los medios trasnacionales y de los sistemas económicos neoliberales, que promueven el consumo y la sobreproducción de herramientas para la comunicación, como los 1000 millones de computadoras que se anunciaban al comienzo de este comentario.

Los participantes llamaban a establecer un organismo internacional realmente imparcial que determinara las políticas y tomara decisiones acerca de la World Wide Web que beneficiaran a la mayor cantidad de personas.

Actualmente la mayor cantidad de usuarios conectados a Internet están en los países altamente desarrollados, como Estados Unidos, que tiene 216 millones de usuarios conectados a la Red de Redes. Mientras, regiones como África y Oceanía tiene juntas solo el 4 % de los usuarios de la web. China es la gran paradoja con 233 millones de usuarios pero 1300 millones de habitantes.

Delegados a la cita de los Ministros de Comunicaciones se manifestaban también por retomar la idea de un nuevo orden informativo mundial, como se intentó establecer antes del derrumbe del campo socialista y la desaparición del Pool de Agencias Informativas de los No Alineados. Reconocían además el esfuerzo de los países fundadores de la televisora multinacional TeleSur y su incesante lucha por transmitir informaciones desde y para el Sur.

Durante los debates entre los Representantes y Ministros reunidos en esa isla venezolana se reafirmó que el derecho a la información es también un derecho humano y por tanto se hace imprescindible revertir el orden informativo actual y llevar hasta los más necesitados y menos desarrollados los medios y herramientas para establecer una comunicación igualitaria y democrática.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *