Derechos de los niños, una prioridad en Cuba

Derechos de los niños, una prioridad en Cuba

Sonrisas que engrandecen el alma, gestos espontáneos, alegrías y miradas soñadoras caracterizan a los niños cubanos. Sus derechos a disfrutar de una infancia feliz perduran en el ideal social de esta Isla que asegura que los pequeños son la esperanza del mundo.
Los círculos infantiles representan uno de los espacios donde los chicos, sin distinción de género o raza, aprenden, comparten y son cuidados. Tareas que realizan con mucho sacrificio las educadoras y trabajadoras de estos centros, pues el injusto bloqueo conspira contra el deseo de contar con más recursos para brindar un mejor servicio.
No obstante a las reales limitaciones, el bloqueo no ha podido apagar el amor con el cual son educados y atendidos nuestros niños. Sus derechos son respetados, cumplidos y tienen asegurado su desarrollo integral en el orden físico, intelectual y social.
Un no al bloqueo dicen una vez más los niños, en esta ocasión desde el círculo infantil Mis Amiguitos, quienes a pesar de él  disfrutan de su infancia: ríen, juegan, cantan, crean, son felices.

En nuestro país existen alrededor de 1139 círculos infantiles con una matrícula total de 123.977, atendidos por 16.308 educadoras. Al trabajo de estos se les une el del programa Educa tu Hijo, con alrededor de 464.214 niños y familias atendidas y 5128 en el grado preescolar en zonas rurales.
La Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) entró en vigor en Cuba el 20 de septiembre de 1991, cuando fue publicado su texto íntegramente en la Gaceta Oficial, con una declaración firmada por el Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba. De esta manera, los derechos de la niñez y la adolescencia quedaron refrendados en un cuerpo legal.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Mariam Cueto Groero

Licenciada en Periodismo. Máster en Ciencias de la Comunicación. Periodista en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *