Desde el Moncada hasta los días de pandemia

Desde el Moncada hasta los días de pandemia

Cuba lloraba en aquel año 1953; el pueblo oprimido y la patria herida. Los jóvenes de la Generación del Centenario, con ideas lúcidas avanzaron a derribar los muros del hambre, del miedo.

Disparos de rebeldía arremetieron contra los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en una batalla que sería el empuje hacia el triunfo definitivo. Y la sangre derramada se convirtió en victoria y los sueños en papel se materializaron en hechos que construyen desde hace más de 60 años, un país mejor.

Un país que no llora, una Cuba que se levanta, un pueblo fuerte que vence históricos obstáculos. El destino nos pone a prueba justo cuando recordamos el Moncada y otros jóvenes se lanzaron a las calles con muestras de cubanía para enfrentar la COVID-19.

La juventud no necesitó armas, pero sí, armarse de coraje para velar por la salud de los cubanos. Y cuando el mundo se tambaleaba, allí afuera salieron los herederos del 26 de julio, con batas blancas y corazón en mano para salvar vidas de una mortal pandemia.

“El Moncada nos enseñó a convertir reveses en Victorias”. Victorias que se traducen en el control del nuevo coronavirus, que cobra más 600 mil muertes en el mundo. Los éxitos se labran a un tiempo y con la misma osadía desde el surco para incentivar la producción de alimentos en tiempos de carencias.

Las manos se multiplican en trabajo productivos, como la siembra de caña, donde más de 10 mil trabajadores cienfuegueros lograron plantar las 5mil hectáreas de la gramínea, previstas para esta temporada. Se persiguen estrategias firmes para lograr un desarrollo sostenible mediante el incremento de las exportaciones, el perfeccionamiento de la empresa estatal socialista y los pasos hacia la inversión extranjera.

La realidad nos impone nuevas batallas que con estirpe de guerreros los cubanos vencerán, porque es esa, nuestra esencia. Fidel Castro, líder de la gesta de aquel 26 histórico, nos recuerda que “nuestra lucha es dura, pero más duro es el temple de nuestras almas»

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *