Destacado polista cienfueguero dice adiós al deporte activo

Destacado polista cienfueguero dice adiós al deporte activoCuando a los ocho años Ives González Alonso comenzó a practicar el polo acuático en la Pre Eide Eduardo García, bajo la tutela del entrenador Mario Medina, de seguro no imaginó que llegaría a ser una destacada figura de la disciplina en nuestro país.

Vendría luego una fructífera trayectoria por todas las categorías, hasta llegar a la selección nacional, en la cual militó por doce años.

La recién finalizada V Olimpiada del Deporte Cubano resultó el último torneo oficial de Ives. Su aporte al título de Centrales constituyó el mejor regalo a la hora del adiós al deporte activo.

“Ya son muchos años dedicados a la disciplina y pienso que llegó el momento -confiesa el fornido atleta. En mi decisión también influyó la situación que enfrenta el polo acuático cubano, signado por la ausencia de eventos internacionales. Ahora dejamos de ir a los Juegos Centroamericanos de Puerto Rico, por las razones que todos conocen. Pero eso significa cuatro años fuera del contexto competitivo, pues la Federación Internacional aplica sanciones que nos privan de todo un ciclo olímpico. Ya nos sucedió también cuando los Juegos de San Salvador, y es bien duro para un deportista dedicar meses a duras cargas de entrenamiento, para luego no poder competir en ningún evento de nivel”.

Rememora su primera cita escolar, en la categoría 13-14 años, con Leonardo Martínez como técnico.

“Me sirvió para ser captado para la Escuela Nacional Marcelo Salado, en 1994. ya en el ’96 llegan mis primeras incursiones en eventos internacionales, al jugar la Copa Marcelo Salado y tomar parte en los CCCAM, ambos celebrados en nuestra capital”.

Para este centro delantero, o poste, como se conoce la posición popularmente, su mayor alegría llegó en 1999, cuando Cuba obtuvo la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Winnipeg.

“Perdimos la final con Estados Unidos por sólo dos goles. Yo tenía 18 años y esa experiencia no la olvidaré jamás. También recuerdo con agrado el quinto lugar en los Universitarios de Palma de Mallorca (’99) y la Copa de las Américas efectuada en (2005), clasificatoria para el Campeonato del Mundo de Montreal”.

Pero sin dudas Ives González disfrutó mucho las victorias de su plantel Cienfuegos, monarca nacional desde 1998 hasta la fecha.

“Para mí es un orgullo ser cienfueguero. Acá el polo es mucho más que un deporte y emula con el propio fútbol, una pasión de esta provincia. Pienso que me tocó la suerte de integrar una generación brillante, aunque siempre aquí se ha trabajado muy serio y en todas las categorías hay resultados. Lástima que no todos reconocen los logros de la disciplina y la mayoría de la veces pasan inadvertidos”.

Entre los jugadores cubanos reconoce sentir admiración por Jorge Rizo.

“Es mi polista ideal, aunque no puedo dejar de mencionar a otros como Carlos Ortega, Amílkar Delgado, Ernesto Cisneros, Riger Jiménez, Yoandy Comas… El listado sería grande pues Cuba ha tenido grandes representantes”.

Desde el 2006 compartió piscina con su hermano Iosse en el equipo nacional.

“En realidad somos muy unidos y siempre andamos juntos, a pesar de que soy cinco años mayor. Coincidimos en los Juegos Centroamericanos de Cartagena de Indias y los Panamericanos de Río de Janeiro. Me duele dejarlo y no terminar con él, pero el tiempo no pasa por gusto y uno tiene que reconocer cuando el fin ha llegado”.

Volvemos al tema del retiro…

“Hace un año y medio, ahorita casi dos, me casé y eso también ha influido. Quiero dedicar tiempo a la familia, la casa, recuperar todo el que estuve alejado. Ya lo necesito”.

En Santiago de Cuba recibió el cálido adiós de sus compañeros del equipo cubano.

“Pienso que nunca olvidaré el abrazo con ellos y mis entrenadores, como no olvidaré las últimas competencias, tanto nacionales como internacionales. Ha esto le he dedicado toda mi vida y formé con muchos una gran familia. Ahora trataré de ayudar en lo que sea posible al desarrollo de las nuevas generaciones. Y a los que se mantienen en la selección pedirles que continúen esforzándose por tratar de sacar adelante el polo acuático, el cual llegó en un momento a codearse con lo mejor del mundo”.

¿Qué cualidades debe reunir un buen polista?

“Sobre todo tener mucha voluntad, coraje y entrega. Estar dispuesto a lidiar con limitaciones materiales, falta de fogueo… Pero darlo todo en los entrenamientos, tratar de superarse cada día, esforzarse por captar las orientaciones, repetir una y mil veces las diferentes tácticas y jugadas. Este es un deporte donde no se puede improvisar”.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *