Disminuye considerablemente el hielo del Ártico

Disminuye considerablemente el hielo del ÁrticoEl Océano Ártico está cubierto por una capa dinámica de hielo marino que crece cada invierno y cada verano se reduce, hasta alcanzar su tamaño mínimo anual cada otoño. Mientras que el mínimo esperado para esté 2010 aún está por verse.

El hielo marino del Ártico es un factor importante en el sistema climático mundial. El hielo enfría el planeta al reflejar la luz solar hacia el espacio. También ayuda a la circulación oceánica mediante la conversión de las cálidas aguas del Pacífico que fluyen hacia el Ártico en agua fría, más salada, que después desemboca en el Atlántico. El hielo del mar también moldea el Ártico: la definición de los organismos que conforman su ecosistema y el mantenimiento de calor del océano contrarrestando la fundición de la tundra congelada.

En 2009, el hielo marino del Ártico alcanzó su grado mínimo el 12 de septiembre, y fue el tercero más bajo desde que las mediciones vía satélite de microondas se hicieron por primera vez en 1979. Los investigadores están interesados en los cambios de año a año, lo que puede ser muy variable, por lo que los científicos necesitan muchos años, incluso décadas, de datos para examinar las tendencias a largo plazo.

En particular, todos los mínimos importantes se han producido en la última década, en consonancia con otras investigaciones de la NASA, que muestra que desde enero 2000 hasta diciembre 2009 fue la década más cálida de la historia, informa la NASA.

A medida que el hielo del mar se acerca al mínimo de 2010 a finales de este mes, se intensifican la búsqueda de imágenes y análisis de la NASA y el Centro Nacional de datos sobre Hielo y Nieve, en Boulder, Colorado.

Causas del calentamiento en el Ártico

El reciente aumento de las temperaturas del Artico puede ser debido, al menos en parte, al aumento de los gases invernadero, no sólo del CO2 sino también del metano y del ozono troposférico. Se produciría además en el mar un efecto de retroalimentación positiva al irse deshelando la banquisa y disminuir así el albedo (la reflectividad de la luz y la pérdida de energía al espacio). Por otra parte la reducción de la banquisa ha podido facilitar que el mar transfiera con más facilidad su calor al aire, al disminuir el aislamiento térmico de la capa de hielo.

En las costas continentales del Ártico, el albedo también disminuiría poco a poco al ser sustituído un paisaje de tundra por otro boscoso más oscuro. La subida térmica de los últimos años puede también estar relacionada con el alargamiento en varios días de la estación veraniega libre de hielos. La disminución del albedo debido a este motivo es de unos 3 W/m2 por década.

Pero el calentamiento del Ártico puede haber sido no sólo debido al incremento global del CO2 y de los otros gases invernadero, sino también al efecto invernadero provocado por la suciedad del aire, es decir, por los aerosoles llegados desde regiones muy pobladas de latitudes medias como Estados Unidos, Europa, Rusia y China. El calentamiento que provocan los bajos estratos nubosos (arctic haze) producidos por estos aerosoles puede notarse sobre todo en invierno, ya que retienen en la atmósfera las radiaciones infrarrojas terrestres que se escapan al espacio. La nubosidad en el Ártico juega un importante papel de calentamiento. Se ha calculado que las nubes emiten hacia la superficie unos 60 W/m2 de radiación infrarroja y el incremento de a concentración de aerosoles ha hecho aumentar esa cifra en 3,4 W/m2, que es mayor que los 2,4 W/m2 atribuidos al incremento de los gases invernadero.

También el ozono troposférico transportado hacia el Ártico desde los cielos contaminados de las zonas industrializadas de las latitudes medias y altas del hemisferio norte, ha podido ser un factor importante.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *