El ALBA y el ALCA, dos opciones pero una sola respuesta viable

El ALBA y el ALCA, dos opciones pero una sola respuesta viableEn verdad esos dos programas, con nombres parecidos, pero objetivos contrapuestos, están dando qué hablar desde hace varios años y algunas naciones los toman como soluciones a sus problemas económicos.

Desde 1994, cuando Estados Unidos, y Canadá firmaron el acta de compromiso del ALCA, el Área de Libre Comercio para las Américas se ha convertido en problema para muchos. En un inicio los norteamericanos pensaron que todos los países latinoamericanos de inmediato firmarían acuerdos similares y de esta forma podría salir de sus grandes producciones invendibles y podrían adquirir materias primas baratas y de forma constante.

Hasta el momento solo ha traído beneficios para Estados Unidos y Canadá, pues el mercado mexicano se ve inundado de productos americanos, baja el salario de sus trabajadores y no logran vender en el Norte, pues tienen que competir contra producciones subsidiadas por el Estado.

Lo que en un inicio pretendía ser un acuerdo beneficioso para los tres se convirtió en una pesadilla para los mexicanos y un mercado de productos ociosos para norteamericanos y canadienses.

En estos últimos años los EE.UU. han tratado de firmar acuerdos parecidos con naciones latinoamericanas pero ha sido imposible. Entonces optaron por hacer acuerdos por separados con naciones como El Salavador, o Costa Rica, que tienen economías agrarias y subdesarrolladas, que de inmediato se verían absorbidas por el gigante del Norte.

El ALBA, propuesta lanzada por el presidente venezolano en ocasión de la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe, en diciembre del 2001, es la otra opción. También una opción económica, pero además  social e integradora. Hasta el momento ya la integran Venezuela, Cuba, Bolivia, Dominicana, Nicaragua y Honduras, que se sumó recientemente a este grupo.

Aquí no solo se habla de acuerdos comerciales, sino en ayuda médica, educacional, integración cultural y comunicacional y sobre todo el respeto. Cada cual ofrece a los demás aquello que mejor o más produce; unos ofrecen petróleo, otros ayuda médica y algunos fuerza laboral para empeños multinacionales integradores.

Según ese proyecto, el comercio y la inversión no deben ser fines en sí mismos, sino instrumentos para alcanzar un desarrollo justo y sustentable. Se trata de un programa que busca la transformación de las sociedades del continente para hacerlas más justas, cultas, participativas y solidarias.

Hasta el momento ninguna economía ha absorbido a otra y se perfila un ente financiero que aporte el capital para todas las operaciones de estos países y de aquellos que también lo necesiten, como es el Banco del Sur.

El ALBA, son sus ideas de integración latinoamericna, aquella que soñaron Simón Bolívar y , ofrece nueva luz al panorama del sudcontinente.  Además del ALBA también persisten varios mecanismos integradores a nivel regional que tienen convenios con miembros del ALBA, como MERCOSUR y el CARICOM, que se piensa que en un momento todos formen parte de un gran proyecto integrador que aúna a todos los países latinoamericanos, como única respuesta posible ante el auge imperialista.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *