El campeón ya está entre los suyos

El campeón ya está entre los suyosEl edificio 61 del Consejo Popular Castillo-CEN, en Cienfuegos, se convirtió en un hervidero humano. Todos querían participar bien de cerca en el reconocimiento a Robeisy Ramírez Carrazana, flamante monarca del recién concluido Campeonato Mundial Juvenil de boxeo, celebrado en Bakú y donde Cuba logró además la supremacía por países.

“Esto siempre es así”, nos dice Idania Carrazana, madre del atleta, refiriéndose a la calurosa bienvenida. “Desde pequeño todos lo siguen y apoyan, lo despiden a cada competencia y lo esperan con mucho cariño, traiga el oro o no”.

Prácticamente toda la comunidad estaba presente, y entre gritos, tambores, silbatos y canciones se “armó” una verdadera fiesta frente al hogar del campeón.

Luego del jolgorio pudimos dialogar con el púgil, a todas luces emocionado por el cálido recibimiento.

“Sí, es algo muy bonito. Todo el mundo te saluda, te felicita, te abraza. Son mis vecinos, amigos y familiares, los que me han visto crecer y me han apoyado siempre. Cuando partí prometí la medalla de oro, y aquí está”.

Acerca de su coronación en los 54 kilogramos, Robeisy reconoce que era un lauro esperado. “Es que me preparé muy bien y tuve buenos resultados tanto en los topes nacionales como en las giras por el exterior. Sabía que podía lograr el oro. Y tenía que sacarme la espina del Mundial de Cadetes un año antes. Lo que más quería era buscar el desquite con el púgil que me derrotó en aquella ocasión, pero ahora él cayó en su primera pelea”.

Siete veces disertó el cienfueguero sobre el encerado del Complejo Deportivo Serhedchi, incluyendo la paliza de 14-1 sobre el indio Shiva Thapa en la final.

“Pese a eso no hubo peleas fáciles, porque como siempre nos dice el entrenador Humberto Horta no hay enemigo pequeño. Confieso que el primer pleito frente al boxeador kazajo me resultó el más complicado, o sea, el que má me preocupó. Ya después de vencer ese escollo me sentí mucho más suelto y seguro”.

El capitán de la selección nacional juvenil también celebra la primacía de Cuba por países, por oncena ocasión de las 16 versiones mundialistas.

“Era el objetivo y también se cumplió. No estamos satisfechos porque sabemos que la cosecha pudo ser mayor. Allí enfrentamos algunas malas decisiones de los jueces, algo ya habitual, y varios boxeadores nuestros estuvieron por debajo de sus posibilidades, lo que provocó que se nos escaparan aparentes victorias. Pero en resumen fue una gran actuación”.

Considerado por muchos uno de los grandes prospectos de la disciplina en nuestro país, el gallo cienfueguero “canta” sus aspiraciones.

“Mi sueño es ser campeón olímpico. Primero en los Juegos de la Juventud de Singapur, y luego en los de mayores”.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *