El día más emocionante para los cumanayaguenses

El día más emocionante para los cumanayaguenses

Tenían el campamento en ”Los cedros”, a unos 3 kilómetros de Cumanayagua. Pertenecían a la guerrillera de Raúl Sánchez, una de las que formaba el II frente del Escambray.

Narra Ramón Castillo Curbelo, que por Radio Rebelde “oíamos las toma de los pueblos y en la Sierra Maestra, y ya se sabía que el Ejército estaba derrotado y eso nos daba más ánimo para seguir luchando”

Habían sido meses de combate, emboscadas estos finales de 1958, también en el clandestinaje. Recuerdan que entre las acciones más notables estuvo aquella provocación de la tiranía: cuando izaron la bandera del 26 en la Iglesia, el padre Garay, simpatizante con el Movimiento, impidió que la guardia rural entrara al templo donde escondía a los jóvenes”.

Pero aún Cumanayagua estaba por vivir un día histórico.

Eugenio Fuente Alejo, Miembro II frente Escambray, revive aquel 24 de diciembre: “Como a las 6 o 7 de la mañana pasaron unos campesinos y nos dijeron, Batista se fue. Avisamos al campamento y dijimos vamos para Cumanayagua. Vinimos por toda la calle Ceibabo y cuando llegamos el pueblo se nos fue uniendo y se formó el alboroto…”

Además de la cercanía de guerrillas del II frente, los soldados batistianos temieron al rumor de que más rebeldes llegarían por el ferrocarril y huyeron.

Resucita el recuerdo Castillo Curbelo: “Eran como las 10 de la mañana, nuestro jefe era Raúl Sánchez, y todo el mundo se tiraban para la calle…. Emocionante, porque el pueblo entero se volcó a las calles…era muy bonito aquello, niños, mujeres, nos besaban”, lo interrumpe el llanto.

La calle Ceibabo se uniría con la Principal.

Siguieron hasta el Liceo : ”Aquí dimos una reunión y organizamos los grupos, la defensa del pueblo, relata Eugenio , y nos trasladamos a las carreteras a prever que el ejército no mandara refuerzos para Santa Clara donde estaba el Che y Camilo en Yaguajay”.

Miriam García Arturo, miembro del M- 26-7, recuerda claramente la fecha y que en el número 10 de la calle Principal, “donde habían mujeres de la vida y salas de juego, todo cambió al entrar las tropas a Cumanayagua. Al siguiente día, lo quitaron, y ahí pusieron las oficinas del 26 de julio, y se registraron y armaron para seguir hacia La Habana por municipios que aún no estuvieran liberados”.

Las casas se abrieron para recibir en su cena de Nochebuena a quienes estaban lejos de sus familias… pero todavía sufrirían los intentos desesperados de la tiranía por mantener el poder.

“El 25 de diciembre en la mañana una avioneta y un B 26 detrás, tiroteando la población y mataron a una señora joven por el barrio de “Rafelito”.

Y ese día en la Iglesia volvieron izar una bandera, ahora cubana como señal inequívoca de que Cuamanayagua era otro de los pueblo cienfuegueros liberados.

Esperamos sus comentarios en Facebook y sus RT en Twitter

El autor

Ismary Barcia Leiva

Licenciada en Periodismo. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *