El eterno sueño de Alejandro

El eterno sueño de AlejandroHace algunos años, el desempeño de un pequeñito ajedrecista cienfueguero motivó a la realización de varios trabajos periodísticos. Corría el año 2005, y Alejandro Valdés López, luego de obtener una medalla de plata en los Juegos Nacionales Pioneriles, representaba a Cuba en dos torneos celebrados en Trinidad y Tobago.

Hoy ha arrancado 16 hojas al almanaque y fácilmente me supera en tamaño. Acaba de agenciarse el trofeo como primer tablero en los más recientes Juegos Juveniles, que tuvieron por sede a la provincia de .

Ese es uno de los motivos de esta entrevista.

¿Por qué ajedrecista?

“Es un deporte que desarrolla el intelecto y obliga a la investigación -nos dice casi sin detener a pensar la respuesta. Desde pequeño me gustó mucho estudiar, así que encontré en el ajedrez un espacio ideal para mi naturaleza. Y hay algo curioso, mi mamá, sin dudas mi principal soporte ahora, no quería que me dedicara a esto”.

En el 2004, con apenas once años, ganas la categoría de Experto Provincial. ¿Vertiginoso ascenso?

“Siempre he dedicado todo lo que tengo al estudio y el entrenamiento. No escatimo tiempo para ello. Simplemente en el evento municipal de esa ocasión cumplí los requerimientos. Recuerdo que debía hacer cinco puntos y lo logré. Claro que hasta yo me sorprendí”.

Te propusiste ser noticia y así fue. Ganas en el 2005 el subliderato del Campeonato Nacional Pioneril y con él el derecho a asistir a dos eventos internacionales. Cuéntanos acerca de esa experiencia.

“Mira, fueron certámenes abiertos, o sea, con participación sin límites de edad. En el primero, nombrado Arima Fest King and Queens obtuve el cuarto lugar y el trofeo al mejor atleta juvenil, a pesar de tener 12 años. Luego tomé parte en el Trinidad and Tobago Junior Chess y terminé en el segundo puesto. En sentido general fue una experiencia inolvidable, un reto para mí tanto en el plano deportivo como personal. Allá viajamos cuatro personas, dos atletas y dos entrenadores. Los premios de esos torneos los guardo con mucho celo”.

Llega el 2006 y con él resultados adversos. ¿Por qué?

“Pienso que influyó mi captación para la Escuela Nacional de Deportes Giraldo Córdova Cardín. Aunque dediqué el mismo esfuerzo y consagración a los estudios tienes que adaptarte a cosas nuevas, a codearte con jugadores de gran nivel, a comenzar una vida prácticamente nueva. Además, en la carrera de todo atleta hay altas y bajas, ¿verdad?”.

Con 14 años enfrentas tu primer “Capablanca In Memoriam”. Sólo Leinier Domínguez y Lázaro Bruzón asistieron con menos edad. ¿Qué significó esa competencia?

“Imagínate. Un sueño hecho realidad. Allí no tuve un buen desempeño, pero me valió de mucho la incursión en un evento de tal magnitud”.

En las dos últimas ediciones del Campeonato Provincial te has llevado el título de la primera categoría. ¿Consideras que ha mermado la calidad del juego ciencia en Cienfuegos?

“Pudiera decirse que sí. Y en mi modesto criterio lo achaco a la desmotivación, sobre todo de los jóvenes jugadores. Es que pocos ven el ajedrez como una profesión, un camino a seguir. Juegan hasta las categorías escolar o juvenil y luego toman otros rumbos. No desean dedicarse a esto por siempre. También pienso que mi estancia en la estructura nacional ha ayudado a elevar mi nivel y por eso han llegado los resultados”.

Tu último lauro es bien reciente. El oro como primer tablero en la Olimpiada Juvenil se decidió en la partida que le ganas a uno de tus principales rivales. ¿Qué opinas del villaclareño Elier Miranda?

“Un excelente jugador, muy talentoso y dedicado. Simplemente lo estudié mucho y a pesar de ir con piezas negras pude aprovechar un desliz suyo para ganar. Él antes me había derrotado par de veces. Te confieso que somos grandes amigos, aunque tablero por medio nos convertimos en despiadados contrarios”.

A mi proposición de hacer un alto para entablar una especie de partida rápida respondió con una pícara sonrisa.

El ajedrez…

“Mi trabajo”.

Un tablero…

“Mi espacio”.

La familia…

“Todo”.

De no ser ajedrecista…

“Me gustaría haber sido nadador”.

Tu mayor fortaleza…

“La consagración”.

¿Apertura, medio juego o final?

“El medio juego”.

Cienfuegos…

“Mi tierra, la patria chica”.

Pasada la prueba retornamos al ritmo habitual. ¿Cómo valoras al ajedrez cienfueguero actual?

“Te repito lo de la falta de motivación de los atletas, pues contamos con excelentes entrenadores en la provincia. Y es cierto que las condiciones de trabajo son deficientes, pero muchos grandes ajedrecistas se formaron sin una computadora. Creo que lo más importante es amar este deporte, entregarse a él sin reparos, y jugar”.

Hace varios años te hice dos veces la misma pregunta, y en ambas también la respuesta resultó idéntica. ¿Mantienes tu sueño?

Ahora la sonrisa vino acompañada de un suspiro y un rostro meditabundo.

“Siempre dije que quería ser campeón mundial. Pero cuando uno madura se da cuenta de que las grandes metas tienen que llegar luego de cumplir otras inferiores. Por el momento deseo hacer la norma de Maestro Internacional, tener la posibilidad de jugar en eventos que permitan subir mi ELO (hoy de 2 mil 251) y hacer realidad ese objetivo. Todo paso a paso, aunque claro que mi sueño va a seguir siendo el mismo, que es el de todo ajedrecista”.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *