El fútbol dice adiós a un pequeño gigante: Manolito Abreu

El fútbol dice adiós a un pequeño gigante: Manolito AbreuVarias veces escuchamos con desagrado su decisión de retirarse del deporte activo. Por fortuna, otras tantas desechó la idea y volvió a la grama para regalarnos su virtuosismo y entrega sin límites. Hoy ha llegado el momento. Manolo Abreu Risell dice adiós a una disciplina a la cual dedicó su vida, y con él, el fútbol cienfueguero despide a uno de sus más admirados jugadores, ejemplo de sacrificio, voluntad y tesón, con más de 20 años defendiendo la casaca marinera.

La entrevista se impone, y el pequeño delantero accede con gusto, con el mismo rostro afable con el que encaró miles de partidos.

Suena el silbato de un singular encuentro. ¿Por qué futbolista?

“Por embullo de mis compañeros del barrio, mis hermanos, por todos en la barriada de Bonneval, una de las más reconocidas por su apego a este deporte”.

Primer evento de envergadura.

“Ese Campeonato Nacional Pioneril fue cumplir mi primer sueño como futbolista. Recuerdo que se realizó en el Campamento de Pioneros Ismaelillo y obtuvimos el primer lugar. Allí tuve que enfrentar a equipos de varias provincias, una experiencia inolvidable”.

Todos te recuerdan por tu gran habilidad como delantero, pero quizás muchos desconozcan que en algún momento vestiste el traje de portero.

“Sí, fue en un torneo municipal, en mis inicios; allí mi plantel quedó ubicado en el segundo puesto. Luego la estatura no me favoreció y tuve que abandonar esa posición”.

Y esa limitante te llevó a un puesto donde te desempeñaste a las mil maravillas. Qué cualidades piensas deba reunir un jugador que cumpla esa función?

“Lo primero es anotar goles. Para eso hay que prepararse muy bien, combinar las acciones de juego para poder llevar a efecto los objetivos que se trace en cada partido. Adelantarse siempre a la defensiva, estar a la viva”.

Precisamente tu estatura te perjudicó, ya que constituyó un elemento para que técnicos y especialistas a nivel de selecciones nacionales te “menospreciaran”. Pese a ello, eres uno de los máximos goleadores del fútbol cubano de todos los tiempos. ¿Cómo es posible?

“Pienso que compensaba mi baja estatura con un gran poder de saltabilidad, lo que me permitió anotar muchas dianas de cabeza. Me preparaba muy bien en todos los sentidos, entrenaba todos los días, me esforzaba por mayorear en las acciones más complicadas, practicaba esas situaciones, aprovechando cada minuto”.

¿Por qué siempre con el número nueve?

“Desde pequeño seguía el fútbol cienfueguero y admiraba a Dagoberto Lara, que usaba ese número, y era una figura reconocida en la provincia y el país”.

20 años con la casaca de los marineros en los eventos de primera categoría. ¿Cómo es posible?

“Se logra con sacrificio, entregando todo en los entrenamientos, cumpliendo al pie de la letra cada orientación, priorizando al deportista sobre la persona común, limitándote de muchas cosas para mantener la forma y hacerlo siempre bien sobre la cancha”.

Sabemos que en algún momento simultaneaste el fútbol con tus labores en una microbrigada, con el objetivo de hacerte de un hogar. ¿Cómo pudiste llevar ambas tareas a la vez?

“Fueron momentos duros, cuatro años entrenando y trabajando. No tenía tiempo para nada”.

En 1990 y 2009 integraste el equipo Cienfuegos, campeón nacional. ¿Cuál de estos dos cetros representa más para Manolito Abreu?

“Del año ’90 no puedo hablar mucho. Sólo tenía 18 años. Hice la selección pero no jugué en ningún partido. Paradójicamente el 2009 fue ya casi el término de mi carrera deportiva. Pienso que todavía me encontraba en buenas facultades y aporté todo lo que pude. Me tocó jugar con una generación joven, que me ayudó y apoyó sobremanera”.

Precisamente pudiste compartir cancha con dos generaciones doradas del fútbol cienfueguero. ¿Qué semejanzas y diferencias puedes señalar?

“El primero era un gran equipo, con grandes jugadores y muy compacto en todas las líneas. Allí me era muy difícil jugar, pues de verdad era un once muy fuerte, integrado por varios atletas de equipo nacional.

“Con el tiempo fui madurando y llegó esta nueva etapa. Creo que desde el primer día la relación con estos talentosos muchachos fue ideal. Combinamos nuestras formas y modos de jugar y todo salió bien. Es bueno aclarar que también muchos vistieron el traje de las selecciones cubanas en diversas categorías.

“Cada uno en su época, no me inclino por ninguno pues ambos sentaron pauta en nuestro país. Lo que sí puedo asegurar es que los dos fueron dignos ejemplos de un estilo muy cienfueguero, reconocido por los toques rasos y cortos, juego colectivo y técnica depurada”.

¿Consideras que cometieron alguna injusticia contigo?

“Puede ser. Durante tres o cuatro años estuve entre los primeros goleadores del fútbol nacional y siempre quise representar al país en cualquier evento. En una ocasión hice el grado a la ‘pre’, pero en el último momento quedé excluido del plantel. Creo que tenía posibilidades para, al menos una vez, haber sido convocado”.

¿Por qué el retiro de Manolito?

“Ya son 38 años y no soy el mismo; el tiempo no pasa por gusto y uno tiene que reconocerlo. Durante mi carrera sufrí cientos de lesiones, las cuales ya me impiden rendir como se necesita. Ya no hay rapidez, agilidad. Varias veces pensé en el retiro e incluso lo hice público, pero al final regresaba al terreno pues es lo que más me apasiona. No puedo vivir sin el fútbol. Sin embargo, ha llegado el momento y es hora de dar paso a los jóvenes, que cantera tenemos para eso”.

¿Te imaginas fuera de una cancha de fútbol?

“Para mí es muy duro. Practico este deporte desde los siete años y esto ha sido mi vida. Todavía no sé cómo reaccionaré cuando tenga que ver el juego desde las gradas”.

Te propongo ahora una peculiar tanda de penales. ¿Qué representa el fútbol?

“Lo máximo”.

El terreno de Bonneval.

“La casa”.

El “Luis Pérez Lozano”.

“La mayor alegría”.

Anotar un gol.

“Una gran satisfacción”.

Los Marineros.

“Mi familia”.

Futbolista ideal.

“Ronaldhino”.

Como siempre, burlaste al portero. Volvamos al juego ya en tiempo de descuento. ¿Qué haces en la actualidad?

“Trabajo en el IINDER Municipal, exactamente en el Combinado número dos. Atiendo el fútbol en la escuela primaria del reparto Pastorita”.

¿Cómo valoras el fútbol cienfueguero actual?

“A pesar del retroceso de este año confío en el futuro. Hay grandes jugadores y los muchachos de las categorías inferiores vienen empujando fuerte. Se está trabajando mucho desde la base y estoy seguro de que Cienfuegos volverá a la cima del balompié cubano, pues calidad poseemos para ello”.

¿Qué mensaje le envía Manolito Abreus a los que hoy inician su carrera en este deporte?

“Un buen futbolista tiene que dar prioridad a la disciplina, dedicación y entrega. Cumplir con todas las orientaciones tácticas y técnicas, y sentir amor por lo que hace”.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *