El imperioso ahorro

El imperioso ahorroNumerosos compatriotas olvidan que el actual panorama internacional daña el desenvolvimiento del país, sobretodo el consumo desmedico de electricidad, que en ocasiones llega al derroche.

A pesar de la insistencia de los medios de prensa acerca del comportamiento de la economía a escala global, todavía existen personas que le dan la espalda a la negativa repercusión de la crisis que azota al mundo.

Contra Cuba operan la baja en el precio del níquel, la erogación de unos mil millones de dólares más para comprar alimentos y los efectos negativos del bloqueo económico y comercial  de Estados Unidos.

También atentan contra nuestro país los tres huracanes que nos visitaron en el 2008.

Sin embargo, a mediados de mayo fue divulgado que entre enero y abril de este año hubo un sobreconsumo de 40 mil toneladas de combustible en el gasto eléctrico en centros de trabajo y hogares cubanos.

En el propio período, fue negativo el balance entre exportaciones e importaciones. Se impone impedir que se enseñoree el despilfarro.

Un contraste hace acto de presencia: por un lado, destaca la experiencia en torno al Programa de Ahorro de Electricidad del Ministerio de Educación, proyecto que educa a las presentes y futuras generaciones.

A lo anterior se suman los resultados de la Revolución Energética, gracias a la cual existen condiciones para satisfacer la demanda eléctrica -al margen de que todavía hay personas que no han pagado los equipos de los cuales se benefician.

Por otro lado, si bien es cierto que se aprecia el esfuerzo por evitar las peores consecuencias derivadas de la tragedia internacional y es realidad palpable que las calamidades no abundan en este entorno como ocurre en otras latitudes, falta mucho por hacer.

Es absolutamente necesario ajustarnos al programa de ahorro trazado recientemente por el Ministerio de Economía y Planificación.

Por doquier se puede chequear periódica y puntualmente el empleo adecuado de la electricidad, el consumo de agua y la utilización eficiente de combustibles y lubricantes, entre otras acciones. Ahorrar, entonces, es la palabra de orden si queremos evitar males mayores.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *