El juego petrolero

El juego petroleroEl petróleo está de nuevo sobre la ruleta y los especuladores no dejan de alentar el juego.

Es triste afirmarlo, pero es así. El crudo ha vuelto a ser cautivo en buena medida de los que en las bolsas llevan y traen “noticias”, trafican influencias, y colocan las etiquetas de los valores a partir del interés por desbordar sus bolsillos particulares.

Veamos. En julio del pasado año, el petróleo llegó a cotizarse cercano a los 150 dólares el barril, su más alto precio histórico. Fue lanzado a esa altura, entre otros factores, por el desbordado retozo especulativo denunciado entonces más de una vez.

Para aquellas fechas, los protectores y socios de los tahures clamaban contra la “falta de energéticos” en el mercado, hasta que los bolsillos de los consumidores se cerraron de golpe.

Entonces se descubrió que los inventarios excedían con mucho al real consumo; las refinerías, depósitos y hasta los buques tanqueros estaban atestados de petróleo sin salida y comenzó la caída.

En apenas cinco meses, y en medio de una crisis económica sin paralelo y aún vigente, el crudo descendió a apenas 33 dólares el barril. Sin embargo, poco más de medio año después, ya toca los setenta dólares, y no precisamente porque cuente con un amplio y rozagante mercado.

Poco a poco, blandiendo nuevamente suposiciones, pretendidas expectativas y esporádicas noticias a veces menos malas que lo esperado, los especuladores han vuelto a la carga.

Les alentó la entrega masiva de miles de millones de dólares por los gobiernos de Occidente, que no podían abandonar a los “pilares del sistema” en medio de la bancarrota general.

De manera que hoy, como hace más de un año atrás, los precios del crudo vuelen a mecerse en brazos de los inversores y no de la realidad de la oferta y la demanda: en el regazo de los fondos y no de los fundamentos, como diría un economista en los más puros términos técnicos.

Mientras, en las últimas jornadas la factura energética parece dispararse para contento y beneficio de los apostadores.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la cual ya hizo recortes significativos a sus entregas en lo que va de año, augura no habrá precios realmente seguros para el crudo por lo menos hasta el 2010 y que las reservas hoy existentes en los  depósitos globales podrían satisfacer dos meses del consumo mundial promedio.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *