El Moncada en nosotros

El Moncada en nosotrosMás del 70 por ciento de la población de Cuba nació después de aquella mañana de la Santa Ana. Crecimos con las historias de heroísmo de esos jóvenes, que asaltaron el bastión enemigo con las armas de la justicia y las ideas de Martí.

Soy de esos jóvenes que conocieron a Mario Muñoz y por los libros de historia. De esos que en la escuela decían: “Pioneros por el Comunismo, seremos como el Ché”; de esos que luego llevaron sobre sus hombros el emblema de Camilo. Soy de esos jóvenes que viven todavía con el ejemplo de aquellos cubanos que nos guiaron del Moncada a la Sierra y de la Sierra a la Libertad.

A lo largo de 56 años lo que antes era una ilusión se convirtió en realidad y la realidad en expresión de nuestra cubana. Hoy el motor grande la Revolución avanza y la bandera de la estrella solitaria ondea con más fuerza.

El Moncada nos recordó que en una lucha revolucionaria se perece en el campo de batalla o se triunfa. La Sierra nos enseñó que las armas de la justicia son más poderosas que las armas que no tienen el respaldo y la fuerza de las ideas. Y el 1 de Enero nos advirtió que la Revolución no es un momento, sino un proceso de constantes luchas, avances y victorias.

Esa imagen del Moncada, con sus paredes llenas de sangre de aquellos que asaltaron la alborada pierde fuerza frente a la de cientos de niños estudiando tras los muros que un día protegían a los soldados de la tiranía. Hoy el Moncada es símbolo de valentía y de lucha, paradigma de las ansias de libertad de un pueblo que se alzó el 10 de octubre de 1868 y no descansó hasta ver libre su patria.

Agustín Díaz Cartaya, creador del Himno del 26 de Julio, relata cómo surgió y los cambios que tuvo el canto de libertad, un hecho histórico a propósito de la proximidad del Día de la Rebeldía Nacional.

Puede descargar:

La historia me absolverá

Absuelto por la historia

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *