El negocio redondo de la leche

El negocio redondo de la lecheUn cartel, ubicado en una céntrica bodega, que reza “leche para niños de siete a 13 años”, causa rareza en quienes están de paso por el municipio de Aguada de Pasajeros, en la provincia de Cienfuegos.

Para cualquier cubano es conocido que la reducción en la producción lechera del país, luego del periodo de estrecheces económicas vividos en los años 90 del siglo pasado, hicieron al Estado cubano adoptar varias medidas.

Una de estas fue sustituir la leche -destinada a los menores comprendidos en esas edades- por el yogurt de soya, un alimento que se hizo común desde entonces a lo largo de la Isla.

Sin embargo allí, en Aguada, hay suficiente leche como para distribuir a esos niños, dice Migdalia Bolaños, administradora del establecimiento.

Y como para eliminar cualquier duda afirma: “Aquí ofertamos ese producto a 43 niños de uno a siete años, a 62 menores de siete a 13 y en concepto de dieta médica  a 75 personas”.

Con una población de 32 mil habitantes, Aguada comenzó el despegue, no ahora sino mucho antes, cuando el país emprendió un ensayo para racionalizar los recursos e incrementar la producción lechera en el país.

Cuando el presidente cubano Raúl Castro públicamente refirió en Camaguey sobre el experimento en seis municipios a fin de tributar directamente la leche a las bodegas, ya se venía laborando intensamente en ello.

Aquel 26 de julio de 2007, en la plaza camagüeyana Raúl expresaba que: “está en marcha desde el mes de marzo un experimento en seis municipios: Mantua y San Cristóbal en , Melena del Sur en La Habana, Calimete en Matanzas, Aguada de Pasajeros en Cienfuegos y Yaguajay en “.

Y abundaba que con el proyecto se pretendía la distribución de 20 mil litros de leche diarios directamente del productor a 230 bodegas y al consumo social de esas localidades.

En marzo, cuando inició el programa  Aguada de Pasajeros -por escoger uno de estos municipios-, acopiaba tres mil 698 litros. De esa cifra, dos mil 853 era en concepto de venta por cruzamiento, es decir iban desde el municipio hasta el Combinado Lácteo Escambray en Cumanayagua, a unos 90 kilómetros, y regresaba el producto pasteurizado a las bodegas.

Además recibían de esa industria una cantidad de leche en polvo equivalente a mil 135 litros de leche, destinadas a dietas.

Ya para mediados del 2007, cuatro días después del discurso de Raúl, se podían constatar los primeros resultados del proyecto en un informe elaborado por la presidencia de la Asamblea del Poder Popular en esa localidad cienfueguera.

Las 41 bodegas fueron beneficiadas por el autoabastecimiento, la demanda de tres mil 330 litros para los niños de dos a seis años, las dietas médicas, y el consumo social, estaba cubierta, y entregaban a la industria dos mil 450 litros, para redondear un acopio de cinco mil 780 litros.

Dos años, tres meses y cinco días después, los indicadores confirman que la leche es, popularmente hablando, un negocio redondo: ahorro en su transportación, mejor remuneración a los productores, y sobre todo con mayores tributaciones.

Al punto que el volumen lechero en esa localidad permite hoy distribuir leche para otros grupos de niños comprendidos entre los siete a 13 años de edad.

Ahora los productores obtienen mejores dividendos y la población obtiene un mejor productoJosé Carlos Sardiñas, presidente del gobierno, explicó a la AIN que ahora producen allí 13 mil litros diariamente, cerca de seis mil por encima de lo alcanzado años atrás.

La pregunta se impone entonces ¿Podrá alguna vez Aguada de pasajeros alcanzar ella sola los 20 mil litros  iniciales que pronosticaban cuando eran seis municipios en conjunto, pioneros en el experimento cubano de la leche?

Solo baste decir que allí hay dos cooperativas de crédito y servicios insertadas al movimiento del millón de litros de leche, respaldado por entrega de tierras mediante la ley 259, además de equipamientos para cosechar y sistema de ordeño mecanizado.

Sume a ello el montaje de tanques receptores con gran capacidad de almacenamiento y de preservar en frío el producto, además de la decisión de los ganaderos estatales y privados de impulsar con el máximo esfuerzo la obtención de ese producto.

Sin dudas, Aguada de Pasajeros es una muestra fehaciente de los resultados de ese ensayo. Gana la población, el productor, la empresa y el Estado.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *