¿En peligro los pulmones del mundo?

¿En peligro los pulmones del mundo?Desde la celebración en 1972 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente, comenzó a sentirse la percepción del riesgo que corren los bosques por su mayor complejidad y capacidad de perpetuarse.

Los conferencistas enfatizaron en su momento la necesidad de asegurar políticas acertadas para usarlos junto a la tierra, mantener una vigilancia continua e introducir la planificación de la gestión forestal.

Su área total cubierta es de cerca de tres mil 866 millones de hectáreas, casi un tercio de la superficie terrestre del planeta, de las cuales el 95 por ciento son bosques naturales, y el cinco por ciento plantaciones forestales, según la Organización de ONU para la Agricultura y la Alimentación.

El 17 por ciento se encuentra en África, el 19 en Asia y el Pacífico, el 27 en Europa, el 12 en América del Norte y el 25 en América Latina y El Caribe.

Aproximadamente el 47 por ciento de los bien llamados “pulmones del mundo” son tropicales, el nueve por ciento subtropicales, el 11 templados y el 33 boreales.

Las principales causas de la degradación forestal de origen humano corresponden a la extracción excesiva de maderas industriales, leña y otros productos, y al pastoreo excesivo.

Una de las de mayor influencia es la pobreza, al igual que el crecimiento demográfico, los mercados, el comercio de productos forestales y las políticas macroeconómicas.

Los bosques son también susceptibles de padecer bajo los efectos de factores naturales, como las plagas de insectos, las enfermedades, los incendios y los fenómenos climáticos extremos.

En Cuba, al triunfo de la Revolución en 1959, el área cubierta por esas grandes masas verdes era sólo el 13,4 por ciento de la base total de la tierra, como consecuencia de la deforestación ocasionada por la expansión del cultivo de la caña de azúcar.

Pero desde 1997 la Isla cuenta con la Ley No. 81 del Medio Ambiente, que marcó un salto cualitativo en la legislación y la institucionalidad ambiental, y ha sido reconocida por expertos y organismos especializados como una legislación moderna y comparable con los más avanzados cuerpos jurídicos ambientales internacionales.

Con una superficie boscosa actual del 25 por ciento, Cuba se sitúa como uno de los países del mundo y primero en América Latina con crecimiento forestal en los últimos 50 años.

Ello se debe a las actividades de educación ambiental con los residentes en las zonas boscosas y los trabajadores forestales para convertirlos en entes activos, y que de manera consciente contribuyan al éxito.

Una de sus experiencias es el establecimiento de plantaciones con fines extractivos, áreas de pastoreo de ganado y zonas para preservar variedades nativas en peligro de desaparecer.

Tales medidas pueden aplicarse en el Planeta para alcanzar la armonía entre el hombre y la naturaleza, sobre todo cuando hay voluntad política.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *