Escudo de experiencia contra indeseados

Escudo de experiencia contra indeseadosLas plagas son visitas no deseadas que no basta con mirarlas con mala cara. Sobre el asunto pude hablar con mucha propiedad, Yhosvanni Pérez Rodríguez, director de la Estación de Protección de Plantas (EPP) de Caunao, perteneciente al Ministerio de Agricultura en Cienfuegos, por demás único centro de su tipo en Cuba con la condición de Excelencia en la Agricultura Urbana. Por más de tres décadas, la treintena de trabajadores que integran la EPP se han dedicado a salvaguardar desde el punto de vista fitosanitario los cultivos de todas las formas productivas enclavadas en los municipios de Rodas y Cienfuegos.

“El objeto social nuestro está encaminado al desarrollo y servicios técnicos, la protección propiamente dicha, cuarentena vegetal, y la inspección y certificación de semillas. Para ello contamos con toda la fuerza calificada y una infraestructura con la disponibilidad de laboratorio, consultorio y un área agrícola experimental, que a la vez nos sirve de autoconsumo”, precisó Pérez Rodríguez.

DATOS HACEN FE

Para ilustrar el impacto medioambiental y económico de la entidad, habría que recurrir a su largo historial por más de treinta años. Sin embargo, al atenerse sólo a una etapa, el director de la Estación señala como los resultados más relevantes en los últimos meses, los bajos índices de infestación de plagas y enfermedades en la campaña de frío. “Un ejemplo fehaciente -anotó- lo tuvimos en las excelentes condiciones de toda la papa cosechada en La Vega, de Rodas, con rendimientos superiores a los 6 500 quintales por caballería”.

Mas, existen otros logros por enumerar. Según los especialistas, experimentaron notable reducción de la carga tóxica a partir de los medios biológicos que proporcionan los centros reproductores de entomófagos y entomopatógenos, más conocidos por sus siglas CREE.

Aunque también pueden citarse otras alternativas de protección. Tal es el caso de la tabaquina (a partir de la hoja del tabaco), plaguicidas naturales y barreras vivas. Estas últimas concebidas en intercalamiento de cultivos, con especies que sirven de hospederos a insectos u otras que actúan como repelente. Tales recursos han sido extendidos sobre todo en organopónicos y huertos intensivos de la Agricultura Urbana, cuya base tecnológica está sustentada en el Movimiento Agroecológico.

“Vale mencionar una experiencia cienfueguera sobre el manejo integrado de plagas en los almacenes de la Economía Interna, que le ha reportado valiosos beneficios al país. Hablamos del control biológico con el Trichogramma spp., capaz de parasitar los huevos de la mariposa, cuya larva se alimenta de los granos (chícharos, frijol y soya) y harinas”, explicó Reynaldo Delgado Porres, especialista de la Dirección Provincial de Sanidad Vegetal.

Según Porres, de 2006 a la fecha, después de generalizarse esta iniciativa, no ha sido necesario aplicar insecticida alguno en el depósito de alimentos de la Mayorista. Con la práctica no sólo prescindieron de la compra en el mercado internacional de productos químicos, sino que hubo un impacto ecológico y social, pues en años precedentes, nada despreciable fue la cantidad desechada para el consumo humano, toda vez que reportaron la pérdida en doce meses de 100 toneladas de chícharos, a un costo no menor de 800 dólares la tonelada. Esta variante biológica le evitó al Combinado Avícola Nacional en esta provincia, la erogación de más de 130 000 CUC por concepto de la adquisición de plaguicidas.

ESCUELA DE SANIDAD

Con el tiempo, la Estación ha ido ganando un espacio educativo no sólo entre los productores, sino también en la población. Varias han sido las vías de la capacitación a través de extensionismo. Muy valiosa resulta la labor de los 72 activistas fitosanitarios, que además de multiplicar los conocimientos, de hecho son celosos guardianes en evitar la introducción natural o inducida de organismos cuarentenados o peligrosos.

En este frente -agregó Martha Pérez Benítez, especialista en Desarrollo y Servicios Técnicos- superan las cincuenta acciones en la preparación, tanto internas como externas, en un universo que abarcó todos los organismos del territorio. Muchas veces, además de las instalaciones propias, aprovechan  salas de vídeos y otros locales apropiados en los diferentes consejos populares.

“Nos hemos convertido, por así decirlo, en un complejo técnico productivo a partir de la explotación de nuestras propias parcelas. Constantemente estamos evaluando las incidencias de plagas y enfermedades en las casi 70 especies de frutales, las variedades de cultivos varios y las hortalizas. Aplicamos los biorreguladores y de hecho convertimos nuestras plantaciones en un aula de superación para nuestros trabajadores y también a los agricultores y demás usuarios”, precisó Yhosvanni.

Una limitante hoy es la disponibilidad de semillas, en especial la simiente botánica de hortalizas, obligada a adquirirse en el mercado internacional a altos precios. Sobre el particular, la especialista en ese campo, Raquel Álvarez Rodríguez, puntualizó que en el municipio de Cienfuegos funcionan dos fincas de la Agricultura Urbana dedicadas a ese fin, pero no satisfacen la demanda.

“La solución definitiva -abundó Raquel- está en la recuperación de la antigua unidad de Santa Rosa, la que tiempo atrás proveyó de semilla agámica a la cabecera provincial”.

Por lo pronto, el colectivo está consciente de los constantes retos en la lucha por preservar los cultivos. Ellos saben muy bien que representan un escudo protector, desde su trinchera fitosanitaria, para que el sector agrícola cumpla .

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *